Quantcast

La BNE lamenta haber causado malestar con la muestra ‘La luz de la Edad Media en la literatura catalana’

La Biblioteca Nacional de España ha lamentado este martes el malestar causado a todos aquellos que han percibido cualquier tipo de discriminación relacionada con la exposición ‘La luz de la Edad Media en la literatura catalana’ tras la polémica que ha surgido en las redes sociales por incluir en la muestra a autores valencianos.

Según ha explicado la institución en un comunicado, el objetivo de la iniciativa ha sido «mostrar obras cuya base textual reflejan las lenguas vernáculas utilizadas en los antiguos territorios de la Corona de Aragón, con especial incidencia del catalán». Así, han matizado que la exposición hace referencia a las lenguas habladas en el territorio durante ese periodo histórico.

«Junto a autores nacidos en Girona como el franciscano Francesc Eiximenis, que residió en Valencia desde 1383, existe una nómina muy importante de escritores de la Corona de Aragón, territorio donde los escritos de Bernat Metge o de sor Isabel de Villena abadesa del convento de la Trinidad de Valencia, influyen en otros ámbitos de la cultura», han añadido.

Asimismo, han explicado que las referencias a los diferentes idiomas vernáculos hablados en el territorio «es una constante en la exposición» y que, en este sentido, cabe mencionar a Ramon Çavall, patricio barcelonés que formó parte del gobierno municipal bajo los reinados de Juan I y de Martín el Humano Ramon Çavall o a otros ejemplos como el Ceremonial de consagración y coronación de los reyes y reinas de Aragón (Madrid, Biblioteca de la Fundación Lázaro Galdiano, Ms. R. 14425), promulgado por Pedro IV el Ceremonioso.

Según han precisado, este último está «escrito en aragonés saturado de catalanismos» y en él «posiblemente intervino en su iluminación el miniaturista catalán del Pontifical de Pierre de la Jugie».

También han mencionado el códice de Publio Valerio Máximo referente a la obra Facta et dicta memorabilia (mss/7540) «cuya traducción al valenciano del texto en latín fue elaborada por el dominico Antoni Canals en 1395 a petición de Jaime de Aragón, obispo de Valencia».

En definitiva, la Biblioteca Nacional ha reiterado que la muestra pretende poner de relieve la existencia de un conjunto de manuscritos iluminados que tienen como denominador común el uso de las lenguas vernáculas de la Corona de Aragón.

Han hecho extensivas las disculpas en la red social Twitter con un mensaje que han publicado en su perfil y en el que han avanzado que están «mejorando los textos que acompañan a esta muestra».