Quantcast

El alcalde de Cáceres dimitirá si la mina de litio sale adelante

El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, ha anunciado que presentará su dimisión si la Junta de Extremadura autoriza la mina de litio que se proyecta en el paraje de Valdeflores en la Sierra de la Mosca, a dos kilómetros del casco urbano, aunque cree que el proyecto es inviable urbanísticamente y confía en la palabra del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, de que no se adoptará una decisión que no sea compatible con el Plan General Municipal (PGM) de Cáceres.

«Yo no voy a continuar siendo alcalde si un gobierno socialista permite que salga adelante ese proyecto», ha espetado Salaya, que cree que su renuncia sería una cuestión de «pura coherencia» porque se ha comprometido «firmemente» a evitar «por todos los medios» este proyecto y éste fue un asunto «crucial» en la campaña electoral.

A renglón seguido, ha trasladado su confianza «casi plena» en que el proyecto no saldrá adelante desde la legalidad, por lo que ha pedido a la Junta de Extremadura que «garantice la normalidad del proceso» y «la oportunidad de la ciudad de defenderse». En este sentido, ha pedido a la empresa minera Infinity Lithium que «pida ya el permiso de explotación para que pueda caer en la Declaración de Impacto Ambiental» (DIA).

«Es un proyecto sin sentido que no va a cumplir la legalidad y los mínimos para poder continuar», ha espetado el alcalde cacereño que, ha insistido en que «es imposible» que haya una DIA favorable con el actual PGM, y esto es imprescindible para que el proyecto salga adelante. Además, ha aseverado que en el caso de que se cambiase el PGM, «que no se va a cambiar», la DIA también sería negativa por la repercusión que tendría el proyecto en la Sierra de la Mosca.

Así, ha añadido que el equipo de Gobierno cacereño estará «con los vecinos de Cáceres» porque la «lealtad» y la «prioridad» está con los ciudadanos cacereños y «no» se va a cambiar de postura aunque pueda haber «presiones» de grupos económicos. «La oposición al proyecto va a ser hasta el final», ha sentenciado Salaya que no teme que el proyecto pueda salir adelante con alguna figura como un Proyecto de Interés Regional (PIR).

Salaya ya ha trasladado al presidente de la Junta su decisión de dimitir, que le ha respondido que «respeta la postura del Ayuntamiento de Cáceres» y la «libertad» para expresar su posición, pero le ha recordado que el papel que juega en este asunto el ayuntamiento y la Junta de Extremadura «es diferente» porque la Administración regional es la responsable de la tramitación del expediente.

«EL PROYECTO VA A ESTAR ENTERRADO DENTRO DE UN TIEMPO»

En declaraciones a los medios de comunicación, el alcalde cacereño ha insistido en que el proyecto de mina a cielo abierto en Valdeflores «está varado» y «va a estar enterrado dentro de un tiempo», ya que confía en el mensaje de Fernández Vara de que «se va a respetar el plan de urbanismo de Cáceres».

Por ello, ha pedido a la empresa promotora que «avance» para que «todo esto termine» porque, según ha dicho, Infinity Lithium «sabe que su recorrido acaba el día que soliciten la Declaración de Impacto Ambiental» porque «es un proyecto absurdo» que no cumple el ordenamiento urbanístico de Cáceres.

«La empresa quiere perder todo el tiempo que pueda y seguirán especulando todo ese tiempo pero el día que pidan la Declaración de Impacto Ambiental será cuando empiece a terminar la especulación sobre este proyecto, por eso espero que den los pasos ya y empiecen a solicitar la explotación para que tengamos la oportunidad de presentar las alegaciones y explicar por qué este proyecto es imposible», ha espetado.

Respecto a la votación que se produjo ayer por la tarde en la Asamblea de Extremadura en la que PSOE y Ciudadanos se opusieron a una propuesta de impulso presentada por Unidas por Extremadura que instaba a la Junta a rechazar el proyecto de la mina de litio en Cáceres, Salaya ha calificado este episodio de «negativo y perjudicial» para la ciudad.

El alcalde cacereño ha «felicitado» a Unidas Podemos por el «golpe» que ha dado al PSOE al no haber salido adelante esta moción que sí apoyó el PP. Cabe recordar que horas antes de su debate Salaya pedía por la mañana a Unidas Podemos y al PSOE que se pusieran de acuerdo para aprobar esta propuesta y el presidente de la Junta compareció por la tarde para decir que el Ejecutivo regional, «ni puede ni debe pronunciarse públicamente sobre los expedientes administrativos abiertos», ya que podría conllevar la recusación de los cargos públicos y restaría seguridad jurídica al proceso.

Salaya ha insistido este viernes en que esa propuesta debería haberse consensuado antes o haberse retirado para pulir las formas si se sabía que no iba a salir adelante. «Todos los grupos de la Asamblea de Extremadura tienen mucho que aprender de la forma de hacer en el Pleno municipal de Cáceres», ha dicho en alusión a que una moción similar que se aprobó en el Consistorio cacereño no se hizo pública hasta que estaba consensuada con todos los grupos políticos y recibió el apoyo de PSOE, PP, Unidas Podemos y los tres concejales no adscritos, aunque Ciudadanos no la apoyó.

«Lo que ocurrió ayer en la Asamblea de Extremadura es un fracaso basado en una falta de diálogo de los grupos políticos», ha asegurado el regidor, al tiempo que ha añadido que eso «ayuda a empozoñar todavía más el debate de la mina en el que ya nadie sabe lo que pasa», y ha lamentado que los propulsores del proyecto «se benefician de la confusión» que generan las diferentes posturas políticas.

A la pregunta de cómo afecta políticamente este asunto al PSOE, Salaya ha respondido que «genera desconfianza» hacía el PSOE de Extremadura pero «no es justa» porque el partido a nivel regional, provincial y local, tiene una postura clara de rechazo a la mina de litio pero «cuando llegan a lo institucional se convierten en posicionamientos menos nítidos que generan mucha desconfianza en la ciudadanía que no entiende las explicaciones que damos».

Salaya, que ha comparecido en la céntrica plaza de San Juan, ha estado acompañado en estas declaraciones por parte de su equipo de Gobierno y por la secretaria general de la Agrupación Local del PSOE y diputada en el Congreso, Belén Fernández.