Quantcast

Lidl adquirió más de 46.000 toneladas de fresa española en 2020

Lidl adquirió más de 46.000 toneladas de fresa española en 2020, lo que le convierte en el principal comprador de esta fruta en España, y distribuyó el 88% en su red internacional de más de 11.200 puntos de venta en varios países, destacando entre ellos Alemania, Francia o Polonia, según ha informado en un comunicado.

En concreto, la cadena de supermercados refuerza su compromiso con un sector en un contexto como el actual, en el que el campo español sigue teniendo serias dificultades para dar salida a su producción por la crisis sanitaria y el cierre parcial del canal Horeca.

El director general de compras de Lidl España, Miguel Paradela, ha señalado que el compromiso de la firma con los proveedores españoles «es hoy más firme que nunca». «En momentos de incertidumbre, queremos seguir estando cerca de ellos para impulsar el desarrollo de sus negocios y abastecer nuestros establecimientos de fruta y verdura fresca, dando cada vez más protagonismo a productos de temporada producidos aquí. Como ya sucede con otros artículos como los cítricos, también somos el principal comprador de fresas en España», ha recalcado.

De esta forma, Lidl colabora estrechamente con una treintena de proveedores a los que compra fresas procedentes en su mayoría de la provincia de Huelva, cuna tradicional del cultivo de esta fruta en España.

Desde hace años, la cadena de supermercados se ha convertido en el cliente número uno de la huerta española y en su principal plataforma de exportación. Según un estudio de la consultora PwC, la cadena ya compra más de un 16% de toda la fruta y la verdura que se produce en nuestro país, concentrando también hasta un 14% de toda su exportación.

Según este mismo informe, un total de 45.000 empleos indirectos e inducidos en el sector ya están vinculados a la actividad de la cadena de supermercados en la actualidad.

Además, en su compromiso con la sostenibilidad, Lidl vuelve a ser pionero en su sector al desarrollar junto a Global Gap el primer estándar europeo para la preservación de la biodiversidad en el cultivo de frutas y verduras, que tiene como objetivo minimizar el impacto que en la actualidad tiene la actividad agrícola en los ecosistemas, las variedades de productos y la diversidad de especies a través de medidas que permitirán garantizar la sostenibilidad de los cultivos y aportar también valor a aquellos productos que han sido producidos bajo este criterio.