Quantcast

23-F: claves, protagonistas y secretos 40 años después del golpe de Estado

El 23 de febrero de hace -hoy- cuarenta años a España se le paró el corazón. Todavía aprendiendo a caminar como sociedad libre tras casi cuatro décadas de dictadura, los incidentes vividos en el Congreso de los Diputados aquel 23-F hicieron presagiar lo peor: un regreso al control militar.

Y es que este martes se cumplirán 40 años de la intentona golpista protagonizada por el entonces coronel Antonio Tejero. El guardia civil irrumpió con un nutrido grupo de compañeros en el hemiciclo del Congreso mientras se votaba la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo. En el fracaso del 23F tuvo mucho que ver el entonces Jefe del Estado, Juan Carlos I, que se encuentra residiendo desde agosto en Abu Dabi (Emiratos Árabes).

¡QUIETO TODO EL MUNDO!

Los gritos del coronel Tejero paralizaron el Congreso, y su “¡quieto todo el mundo!” ya forman parte de la memoria gráfica del país. Aunque finalmente el golpe fracasó, los sublevados llegaron a tomar el control del Congreso a punta de pistola. Allí, retuvieron a los diputados durante horas esperando una supuesta orden del mando militar que les explicase lo que debían hacer.

Cuando los diputados estaban votando la investidura de Calvo Sotelo -que iba a suceder a Adolfo Suárez, que había dimitido-, Antonio Tejero entró en el hemiciclo con su pistola al aire pidiendo a los políticos que se tirasen al suelo. Sus acompañantes llegaron a disparar sus fusiles atemorizando a los allí presentes. Tan solo el vicepresidente Gutiérrez Mellado y el líder del PC Santiago Carrillo permanecieron en pie.