Quantcast

Pixar: momentos en los que te hicieron llorar y bordaron sus películas

Si algo ha conseguido Pixar y parecía impensable es que sus películas nos hagan llorar. La gran mayoría ha llorado con Bambi. Eso era animación realizada a mano. Y el sentimiento con el que estaba hecho nos hacía saltar la lagrimita fácil. Pero no era sencillo conseguirlo en dibujos realizados por ordenador. Aún así, prácticamente en cada película que ha hecho, Pixar nos ha sacado la lagrimita. Además, esas escenas han bordado sus largometrajes. De hecho, Pixar es una de las candidatas sempiternas al Oscar a mejor película de animación cada año que produce un largometraje.

La fórmula de Pixar es sencilla pero infalible. Una técnica de realización de películas cada vez más pulida y un guion que no deja indiferente a nadie. Películas que tienen múltiples capas y diferentes lecturas. Y a cada título que pasa, un cine más destinado a los padres pero que los niños también comprenderán perfectamente. Con Coco, Inside Out y Soul se ha visto claramente. Los niños se lo pasan de rechupete, pero son cintas que van dirigidas más a los papás, que entenderán en toda su extensión. Pixar ya está especializadas en películas que tocan la fibra y que te hacen aflorar el llanto. Vamos a repasar algunas de las mejores escenas que lo consiguieron.

Buscando a Nemo

Si Bambi fue una película que traumatizó a las generaciones pasadas, Buscando a Nemo es la que ha traumatizado a estas. En ambas vemos una secuencia inicial que deja en shock hasta al más frío.

En la primera escena de Buscando a Nemo vemos a Marlin y Coral, dos peces payaso, muy contentos porque van a ser padres. Coral quiere llamar a una de sus crías Nemo. Pero de pronto, una barracuda cambia la vida y la película.

Este malvado pez acaba con la vida de Coral y se come todos los huevos de la pareja. Todos excepto uno, Nemo. Marlin promete que siempre protegerá a Nemo. Una escena que deja en shock y que demuestra que Pixar no es solo para niños.