Quantcast

Lego, Reebok y otras marcas cuyos orígenes no son los de ahora

Aunque a día de hoy tenemos muy asimilados los nombres de algunas marcas, la realidad es que su origen es algo incierto para nosotros. Sabemos que Lego son juguetes por piezas montables o que Reebok son una marca de zapatillas, pero realmente desconocemos por qué se llaman así. Y es que muchas empresas se fundaron hace muchos años y ha cambiado todo y se han tenido que readaptar. También puede ser que otras multinacionales hayan tenido que usar otra nomenclatura debido a conflictos con algunas marcas que tenían el mismo nombre.

Hoy en día, las empresas de las que hablamos ya están consolidadas. Tenemos interiorizado, cuando escuchamos su nombre, lo que son. Pero quien cree una empresa en la actualidad, debe tener muy presente su marca. Ya ha tomado muchísima importancia y no es algo baladí. Es muy poco probable que empresas con nombres como antaño del estilo Benítez e hijos triunfe. Así que antes de poner en marcha un negocio, una de las cosas importantes que se deben pensar es cómo lo llamas. Ahora vamos a ver una serie de empresas cuyo nombre no sabías su origen.

Marcas: Lego

Lego

La empresa Lego, aunque tengas en mente que es sueca o estadounidense, nada más lejos de la realidad. Fue fundada en 1918 en Dinamarca. Comenzó siendo una carpintería familiar que se dedicaba a hacer muebles.

Su nombre viene de la frase danesa Leg godt que en español significa “jugar bien”. Desde el 18 al 32 se dedicaron a hacer muebles, pero a partir de ese año incorporaron una nueva especialidad a su fabricación: Los juguetes.

Comenzaron haciendo juguetes de madera, como buena carpintería, pero en el año 40 se dieron cuenta de que el plástico era más barato y menos trabajoso. Y así empezaron a crear sus ladrillos de colores que a día de hoy tienen millones de fans en el mundo.