Quantcast

Las restricciones en Nochevieja provocarán pérdidas de 500 millones en el sector del ocio nocturno

La Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos, España de Noche, ha asegurado que las últimas restricciones de Nochevieja provocarán pérdidas de 500 millones de euros en el sector.

Para España de Noche es necesario transmitir que “ha llegado el momento de apostar por todos los avances sanitarios, científicos y tecnológicos que permitan luchar contra la enfermedad, salvar vidas y recuperar la actividad económica de uno de los sectores más afectados”.

En concreto, el sector ha perdido el 85% de su volumen de facturación durante 2020, hasta los 12.600 millones de euros, y el 69% de las empresas están “al borde de la quiebra”, afectando a 140.000 empleos.

La Nochevieja de 2019 recibió a más de seis millones de personas, dio trabajo a más de 200.000 personas y facturó casi 500 millones de euros. A ello se sumarían las Navidades, que han supuesto unas pérdidas de más de 1.200 millones de euros para los 16.500 locales de ocio de España y las miles de empresas y productoras de eventos musicales y festivales.

Con estos datos, España de Noche ha afirmado que es “absolutamente urgente y necesario” que la Administración sanitaria, de forma coordinada con las áreas económicas y responsables de la seguridad, aborde un plan de ensayos que garantice que todos los avances científicos y tecnológicos sobre sistemas de desinfección de los espacios cerrados, test rápidos y aplicaciones de geolocalización estén evaluados y consensuados.

Solo de esta manera la asociación estima que durante la próxima primavera pueda salvarse el “mayor número posible de empresas y de puestos de trabajo del sector más perjudicado por la emergencia sanitaria”.

El objetivo es activar cuanto antes la recuperación de “uno de los sectores estratégicos más importantes” para la imagen de España como “primer destino vacacional del mundo”.

Asimismo, la asociación lamenta la “falta de capacidad y de voluntad política”, que ha provocado que, a faltan de dos días para la Nochevieja, se sacrifiquen sectores económicos que podrían estar desarrollando su actividad y contribuyendo al control de la enfermedad, frente a la amenaza de las decenas de miles de fiestas que van a celebrarse en casas y pisos particulares, sin ningún tipo de control.