Quantcast

Mantener las alianzas público-privadas forjadas en la pandemia, el gran reto del voluntariado

El voluntariado en España tiene el reto de mantener las vías de colaboración público-privada forjadas durante la pandemia por la COVID-19, según han indicado expertos, quienes han asegurado que este objetivo pasa por «interiorizar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)» y fomentar la interlocución entre todos los agentes implicados. Este 5 de diciembre se celebra el Día Internacional del Voluntariado.

Así lo han manifestado esta semana el responsable de programas de RSC de Ferrovial, Ricardo Navas; el director de Operaciones del Hospital Covid-19 de IFEMA y director general de Hospital Majadahonda S.A., Juan José Pérez Blanco; la directora de Asuntos Corporativos de Lilly España, Teresa Millán, y la directora de la Plataforma del Voluntariado de España, Mar Amate, durante el webinar ‘Voluntarios y empresas: alianza frente a la COVID-19’, organizado por el portal Soziable.es, con la colaboración de Ferrovial y Lilly España.

Los ponentes han puesto en valor la «explosión de solidaridad» de los últimos meses de pandemia. Al respecto, la directora de la Plataforma del Voluntariado de España, Mar Amate, ha mostrado su «satisfacción» ante el incremento de la participación, tanto ciudadana como a nivel empresarial e institucional. Sin embargo, ha advertido que este esfuerzo debe mantenerse a largo plazo porque «más allá de la vacuna, necesitamos solidaridad y apoyo mutuo».

«En esta colaboración, en estos lazos entre empresas privadas y las entidades del voluntariado, tenemos que establecer un punto de vista similar», ha señalado Amate, quien ha criticado que, en muchas ocasiones, «se habla con un lenguaje diferente y eso dificulta las metas a establecer». A su juicio, se tiene que rescatar el diálogo y la comunicación para seguir adelante porque el voluntariado no es puntual, implica organización y perseguir un objetivo en común.

En este sentido, se ha destacado la labor realizada en el montaje del Hospital Covid-19 de IFEMA, que ya se considera como «símbolo» de la alianza entre la sociedad civil, las empresas y las instituciones. «En IFEMA se vio un poco el espíritu de solidaridad que tenemos en España», ha valorado Pérez Blanco.

En este sentido ha indicado que «en un tiempo récord, se montaron 5.000 camas y 500 de UCI en 20.000 metros cuadros; fue realmente impresionante lo vivido esos días», ha añadido. Según el director de Operaciones del Hospital Covid-19 de IFEMA y director general de Hospital Majadahonda S.A, ello solo fue posible gracias al alto nivel de implicación de todos.

Entre las empresas que colaboraron se encuentra la empresa farmacéutica Lilly España. «En el momento que se puso en marcha el hospital, proporcionamos gratuitamente medicamentos que pudieran necesitar y que nosotros comercializamos en España, como puede ser insulina, tranquilizantes o medicamentos antisicóticos que, probablemente, necesitarían las personas ingresadas», ha detallado Millán.

No obstante, ésta no ha sido la única línea de colaboración durante la pandemia, puesto que Lilly España tiene una larga tradición de voluntariado corporativo. Así, también se ha resaltado que, ante la falta de material de protección, se diseñaron y fabricaron 300 máscaras protectoras, con impresoras 3D, destinadas a hospitales españoles o, en la actualidad, el desarrollo del tratamiento de la enfermedad junto a compañías internacionales.

Por otro lado, la empresa Ferrovial, también colaboradora durante el periodo de actividad del Hospital IFEMA, ha hecho hincapié en el ‘Fondo Ferrovial’, que consistió en una dotación de más de 8,7 millones, y el llamamiento a empleados y proveedores a colaborar ante las diferentes necesidades sociales.

Navas ha asegurado que la compañía ha sumado «siempre esfuerzos» durante su trayectoria y se ha involucrado en otras movilizaciones, pero «ninguna similar a la del COVID».

Además de la respuesta sanitaria y el apoyo a investigaciones científicas nacionales e internacionales, ha resaltado la colaboración con entidades sociales, como Cáritas, ante la emergencia social, como consecuencia de la actual pandemia.

«Hemos querido repartir nuestro apoyo en los diferentes países en los que está presente Ferrovial», ha destacado, al tiempo que enfatiza la «sensación de hermanamiento a nivel global» durante la pandemia.

A pesar de las buenas prácticas que ha dejado consigo la pandemia, Amate ha apuntado que ha habido programas de voluntariado que se «han aparcado», como apoyos en los barrios en exclusión, las personas dependientes o las mujeres maltratadas, y ha mostrado preocupación ante problemas que se han agravado a raíz de la coyuntura actual. Al respecto, ha avanzado que las adicciones online, la soledad no deseada o las depresiones están, en la actualidad, en el punto de mira.