Quantcast

El día del accidente más grave de Alonso y otros bestiales de la Fórmula 1

Probablemente, el accidente sufrido por Romain Grosjean en el Gran Premio de Bahrein haya sido uno de los más terribles que se recuerdan, y no solo por las dimensiones del desastre, sino por la brutalidad de lo acontecido en los últimos años. El mismo, y acercando distancias con el que tuvo Fernando Alonso en 2016, es de los más graves que la Fórmula 1 vivió.

En ello, un factor muy considerable por el propio automovilismo en la categoría es la gran seguridad surgida por la FIA. Un aspecto que sale a la palestra especialmente cuando se producen grandes y espectaculares accidentes como del francés, y que incluso dejó en segundo término el vuelco de Lance Stroll en la resalida. Una seguridad que ha ido evolucionando a través de los años para ser más segura que nunca. Aún así, esto no nos priva de que sigan sucediendo choques disparatados, como algunos -varios- de Alonso, Barrichello, Schumacher… los repasamos.

El de Grosjean, el accidente más salvaje de la Fórmula 1 en los últimos años

Accidente Grosjean Fórmula 1 Alonso

El primero al que hacemos referencia es al más reciente y, por ende, uno de los más llamativos (y terroríficos) que el mundo de la Fórmula 1 ha presenciado. Incluso más que el sufrido por Fernando Alonso en Australia, que veremos a continuación.

El de Romain Grosjean tiene la vista en la salida, concretamente tras la curva 3 que da el acceso a la 4. Allí el Haas se precipitó contra el guardarraíl en la escapatoria de la curva 4. Nadie sabe porqué se cruzó con un volantazo, pero tocó una rueda del Alpha Tauri de Kvyat y salió despedido hacia las protecciones en un ángulo complejo.

El Haas se partió en dos, por la unión del motor al depósito lo que dejó los tubos abiertos derramando litros de combustible. En un lado quedó la zaga arrancada, en otro, la cabina incrustada dentro del guardarraíl, con magulladuras pero con el interior intacto, con el Halo, tan criticado por muchos, muy rozado, pero esplendorosamente entero. Esto fue lo que salvó la vida.

Entre tanto, observamos que Grosjean, en un siempre momento de consciencia, fue capaz de desabrocharse el cinturón de seis anclajes entre las piernas, y buscar y encontrar un hueco imposible entre el reposacabezas y el Halo. Y todo ello con el shock del impacto. Estuvo un tiempo de 27 segundos rodeado de fuego. Mareado, con cara de susto, se miraba el cuerpo y las manos en el coche médico buscando más secuelas además de las quemaduras en las manos. Finalmente sólo encontraron una costilla rota a parte.