Quantcast

Bal ve un desastre que Mañueco «se haya rendido a Vox» y dice que el PSOE «es corresponsable»

El vicesecretario general de Ciudadanos (Cs), Edmundo Bal, ve «un desastre» que el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, «se haya rendido a Vox» y dice que el PSOE «es corresponsable» de lo que ha sucedido, «como el PP es corresponsable de que Podemos esté en el Gobierno de España».

En declaraciones a los periodistas antes de un acto con militantes en Jerez de la Frontera (Cádiz), Bal ha manifestado que «menudo negocio ha hecho Mañueco adelantando injustificadamente las elecciones». «Menudo negocio ha hecho para los castellano y leoneses, que disfrutaban de un gobierno moderado y eficaz que habían conseguido las mejores cifras de empleo en los últimos 35 años o las mejores cifras de turismo interior», ha añadido.

«Mañueco, porque se lo mandó Casado, por un interés puramente electoralista convocó anticipadamente unas elecciones y ha cambiado a Cs por Vox», ha afirmado Bal, que ha llamado la atención de que «Mañueco para crear este gobierno lo primero que ha hecho ha sido decir que no nos preocupemos los españoles porque ha llegado con Vox a un acuerdo que supone respetar la Constitución».

En este sentido, ha preguntado si «de verdad hace falta decirle a la gente que hay garantía que se va a cumplir el derecho en un Estado de derecho».

«Tenemos al Gobierno de Sánchez que se ha lanzado en brazos de Podemos y al Gobierno del PP en Castilla y León que se ha lanzado en brazos de Vox. Este es el problema eterno del bipartidismo en España en los 40 años de democracia y es que el PP y el PSOE son incapaces de ponerse de acuerdo entre ellos», ha manifestado.

En este sentido, ha añadido que «la culpa del Gobierno en Castilla y León también es del PSOE y la culpa de que en España gobierno Podemos también es del PP».

Así, Bal ha apuntado que «si se pusieran de acuerdo en la vía que siempre ha patrocinado Cs, teniendo como eje lo que hacemos en Europa, seríamos capaces de gobernar España en una alianza donde el Gobierno estuviera en manos de conservadores, socialdemócratas y liberales y excluyéramos del Gobiero a los extremos y a los populismos de izquierda y de derecha».