Quantcast

Pescaíto frito: así se debe freír para que quede en su punto

Un pescaíto frito siempre cae bien. Acompañado con un chorrito de limón, una textura crujiente y un seductor colorcito dorado, este es uno de los gustazos con sabor a mar y frescura que no solo se disfruta en Andalucía, lugar en el que son todo un emblema, sino también en toda España. 

Si quieres disfrutar de un pescaíto frito con todas las de ganar, quédate y conocerás todos los trucos y cómo debes freírlos para que quede fenomenal.

El pescaíto fresco, siempre fresco

fresco

Una de las mayores garantías de que vas a degustar un rico pescaíto frito, es que este se encuentre bien fresco al momento de su compra. Generalmente en la pescadería tendrás para elegir el que más te guste, merluzas, chanquetes, saltones, calamares, chocos, etc.

Los boquerones son los más frecuentes para esta receta y estos deben lucir firmes, brillantes, enteros y tener un olor a mar que seduzca. Si escoges bien los boquerones, tienes medio camino al éxito recorrido, pues, estarás seguro de que con su frescura, solamente tienes que cuidar los detalles de su preparación para triunfar.