Quantcast
sábado, 22 enero 2022 23:01

Los dos señalados del tropiezo histórico del Real Madrid en Champions

-

El Sheriff Tiraspol consiguió algo histórico en esta edición que es su debut en la Champions League: ganarle al Real Madrid. No solo es que suma puntaje ideal (seis de seis), sino que le pudo ganar al máximo campeón de este certamen y además en el Santiago Bernabéu. Dentro del Real Madrid siguen en shock por el varapalo que ha supuesto una derrota tan dolorosa como inesperada, que solo los deja algo cómodos en su grupo gracias al empate de unas horas antes entre el Shakhtar Donetsk y el Inter de Milán. Sin embargo, la preocupación aumenta al ver los fallos de un equipo que chutó 31 veces y solo pudo acertar una vez, de penal.

Varias cosas se pueden resaltar de este encuentro, como la pasividad defensiva que sigue golpeando al Real Madrid; esos cuatro cambios a la desesperada de Carlo Ancelotti que acabaron desdibujando al equipo, con Valverde y Camavinga de laterales; y un rendimiento general muy regular en el que en ataque se intentó todo lo que se pudo y en defensa no se tuvo una noche muy precisa. No obstante, en el equipo hubo dos hombres que quedaron señalados por su mal rendimiento; porque si Vinicius y Benzema siguen siendo las armas de los merengues, lo de Hazard y Casemiro ya comienza a preocupar a un madridismo que mucho tiene que analizar de todos los que jugaron contra Sheriff.

Los cambios trataron de aportar

En el minuto 66, Ancelotti realizó cuatro cambios de un solo golpe para buscar el partido y cada uno tuvo un rendimiento distinto. Modric ingresó bien y trató de imponer su juego en el mediocampo, aunque tuvo una ocasión que acabó en la cara del portero rival; Kroos regresó después de unos meses parado y se notó un poco la inactividad, aunque intentó dirigir los ataques y supo abrir espacios; Rodrygo tuvo una clara a pase de Vinicius y falló al darle con la zurda, pero a pesar de eso se mostró muy activo e hizo estragos por la derecha; y Jovic otra vez se fue sin pena ni gloria por su intrascendencia, algo que se noto cuando tuvo una ocasión clara a un centro medido de Rodrygo y al último instante se dejó adelantar por el defensor que le quitó el grito de gol de la boca.