Quantcast

El PP valenciano critica que el Gobierno autorice el uso de químicos contra el ‘cotonet’

El PP critica que el Gobierno autorice ahora el uso de químicos contra el ‘cotonet’ cuando se ha negado desde 2020 «provocando así la ruina del campo con pérdidas de 120 millones a los citricultores ese año», según han señalado fuentes del partido en un comunicado.

Así, vicesecretario de Desarrollo Sostenible, Vicente Tejedo, ha explicado que el uso de metil clorpirifos contra la plaga del ‘cotonet’ será finalmente la solución que apliquen los políticos socialistas y de Compormís que la desautorizaron. La autorización dada por el Gobierno de España al Consell para aplicar este químico permitirá realizar tratamientos entre el 30 de agosto y el 27 de diciembre para erradicar una cochinilla que ha arruinado el campo.

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) calcula que en 2020 las pérdidas fueron de 120 millones y se calcula que en 2021 podrían incrementarse un 66%, hasta alcanzar los 200 millones. Al respecto, ha señalado que se trata de «una destrucción masiva» que afecta directamente a miles de familias que viven del el campo «mientras los políticos se han dedicado a vetar aquello que se sabía útil y que además estaban aplicando otros países como Italia afectados por esta misma plaga».

Así, ha apuntado que desde el PPCS se ha reivindicado la lucha biológica «siempre que fuera efectiva» porque, de lo contrario, que es «lo que ha hecho la izquierda, los frutos han acabado por tierra, se ha extendido la plaga y la economía de miles de familias está en la cuerda floja».

Asimismo, ha señalado que «teniendo en cuenta que España permite la entrada de frutos tratados con metil clorpirifos, hemos reclamado una autorización de este tratamiento fitosanitario para frenar el avance de esta cochinilla».

Sin embargo, ha lamentado que Diputación, como en muchos ayuntamientos, «PSOE y Compromís han dado la espalda a la llamada de auxilio de los citricultores». «Y lo han hecho no en 2020, también en 2021, como pudimos comprobar el pasado julio en Diputación o en otros ayuntamientos de la provincia en los que la izquierda dijo no a estos tratamientos».

«Hoy tras tanta cerrazón y con un campo conducido a la ruina de la mano de la izquierda, se autoriza el uso excepcional de este plaguicida que esperamos frene el avance de la plaga y devuelva a la citricultura la fortaleza y la calidad que nunca debería haber perdido si hubiera políticos que escucharan a los profesionales del campo», ha apostillado.