Quantcast

Generalitat: «Será más fácil» la presencialidad cuantos más alumnos vacunados haya

El conseller de Educación de la Generalitat, Josep Gonzàlez-Cambray, ha avisado este miércoles de que cuantos más alumnos vacunados contra la Covid-19 haya a principio de curso «será más fácil» mantener la presencialidad en las aulas catalanas y ha avanzado que se tomarán las medidas oportunas en función del porcentaje de alumnado inmunizado con que se llegue al primer día de clases.

En declaraciones a los medios tras una visita de obras a dos institutos de las comarcas de Girona junto al presidente Pere Aragonès, el conseller ha remarcado que «quedan dos semanas y media de vacunación» hasta el 13 de septiembre, fecha en que empieza el curso.

Ha comentado que están estudiando, junto a la Conselleria de Salud, que el alumnado vacunado no deba hacer cuarentena cuando se dé un positivo en su grupo burbuja, a medida que el proceso de vacunación arroje «cifras muy altas» de inmunización.

Ha abogado por el mantenimiento de los grupos estables de convivencia, ya que «ha demostrado que si hay un positivo es muy fácil hacer el seguimiento».

En este sentido, ha explicado que este miércoles su departamento ha defendido en la conferencia sectorial de educación el «100% de presencialidad en todas las aulas».

Gonzàlez-Cambray ha dicho que a principios de la semana que viene remitirán a los centros las instrucciones de organización para contener la pandemia, pero ha aclarado que no serán cambios mayores: «Lo único que haremos es adaptar algunos aspectos concretos que no harán variar de forma significativa la organización», y por ejemplo ha dicho que de momento se mantiene la obligación de llevar mascarilla.

El conseller ha añadido que en centros donde se hayan hecho obras de ampliación se mantendrán los antiguos barracones para que «dispongan de más espacio, más aulas para flexibilizar y adaptar el proyecto educativo» a la situación derivada de la pandemia.

OBRAS DE MEJORA EN LOS CENTROS

No obstante, ha recordado el compromiso del Govern de eliminar todos los barracones en siete años a través de un plan de construcciones escolares.

Ha subrayado que este verano se han hecho 450 obras en los centros educativos catalanes, de las cuales 38 son ampliaciones y el próximo curso empezará con tres nuevos institutos, dos de los cuales en Caldes de Malavella y Vilablareix (Girona), que son los que Gonzàlez-Cambray y Aragonès han visitado este miércoles.