Quantcast

Zumo de tomate: estos son los mejores que puedes usar

El tomate, ese rico manjar traído de América y que logro apoderarse del corazón de Europa, es sin dudas uno de los ingredientes fundamentales para un gran número de recetas y bebidas. La densidad calórica del tomate es muy baja, mientras que su sabor es potente y combina bien con carnes, pescados y ensaladas.

Existen diferentes variedades de tomate y según el uso que vaya a dársele, hay algunos que quedan mejor que otros en determinadas preparaciones. En el caso del tradicional gazpacho andaluz, con frecuencia es utilizado el tomate pera, mientras que para ensaladas generalmente se utilizan los de tipo cherry.

En el caso específico del zumo de tomate, hay quienes aseguran que cualquier tomate es bueno siempre y cuando esté maduro. Si bien esto pudiese ser cierto, los tomates tienen sabores muy característicos y cada uno queda diferente en cada preparación. Lo que sí es completamente cierto, es que todas las variedades de tomates usadas en la cocina son sumamente nutritivas y saludables. Conoce un poco más de las propiedades de este versátil fruto y cuál de sus variantes queda genial en un buen zumo de tomate.

El tomate: una joya jugosa de América para el mundo

tomate

A principios del siglo XVI llegaron a España cargamentos de joyas gastronómicas americanas. Las batatas, chiles, maíz, patatas y tomates tocaron tierra española de la mano de Colón; a partir de ese encuentro entre dos mundos, comenzaría un intercambio de sabores que hasta ahora permanece en ambos lados del globo. A cada zona llegaron diferentes vegetales, frutas y especies; dando así nacimiento a los más tradicionales platos.

Las propiedades gastronómicas del tomate fueron aceptadas apenas se probó su sabor; y con el tiempo al comenzar a conocerse sus propiedades, el tomate termino de apoderarse del corazón de los europeos.

Un excelente depurativo y antioxidante

salud

Bajo en calorías, pero rico en fibra, el tomate resulta ser saciante y contribuir a la salud gastrointestinal. Así mismo, por las mismas razones combate el estreñimiento y la inflamación abdominal. Consumir un vaso de zumo de tomate cada mañana regula de manera fantástica el funcionamiento de tus intestinos.

Por si fuera poco, este fruto tiene un elevado contenido de licopeno. El licopeno es un poderoso antioxidante que combate los radicales libres y previene el desarrollo de enfermedades a mediano plazo. Además, favorece a la salud de la piel y frena el envejecimiento prematuro de las células.

Aliado de la salud cardiaca

beneficios

Gracias a las enzimas y minerales que contiene, el tomate logra reducir el colesterol y contribuye a una mejor circulación sanguínea; por esta razón, disminuye la formación de trombos y todos los riesgos asociados a estos.

En diversas investigaciones realizadas en laboratorios, se ha determinado como este fruto controla los niveles de glucemia en la sangre. Por esta razón el consumo de su zumo está recomendado para pacientes diabéticos.

Aumenta las defensas 

beneficios

El tomate es rico en vitaminas y minerales que actúan reforzando el sistema inmune y contribuyen a prevenir resfriados, gripes e infecciones. Su alto contenido de vitaminas, A, B, C, D, K y potasio, arginina, hierro, fósforo, sodio y calcio lo hacen una bomba que aumenta las defensas de manera 100% natural.

Al reforzar las defensas y fortalecer el sistema inmune, el tomate también contribuye a disminuir la inflamación articular, por este motivo es un aliado perfecto para minimizar las molestias asociadas al padecimiento de artritis y otras enfermedades inflamatorias.

El zumo de tomate, una de las mejores formas de disfrutar de este divino fruto

Zumo de tomate: estos son los mejores que puedes usar

Un vaso de zumo de tomate cada mañana te dará la energía que tanto necesitas para comenzar la jornada y aparte de ello te brinda una excelente fuente de nutrientes que potencian tu sistema inmune y protegen tu salud.

Si bien todos los tomates son deliciosos y saludables, te voy a presentar los más recomendados para preparar zumo; estos tienen algunas ventajas sobre todo en lo que respecta a su sabor más dulzón, que harán de tu bebida una experiencia refrescante y deliciosa.

El tomate cherry y su delicado sabor

cherry

La apariencia delicada del tomate cherry hace honor a su sabor. Esta variedad de la fruta conserva todas las propiedades saludables y a su vez tiene el plus de ser mucho más dulce.

No solo su sabor es más dulce, pues su olor también lo es. El aroma que desprende el tomate cherry es afrutado, suave y muy dulce; por lo que, hacer zumo con este, dará una sensación diferente y deliciosa.

Tomate rosa de Barbastro

Rosa de Barbastro

Una de las variedades más carnosas y de muy pocas semillas es el tomate rosa de Barbastro. Su nombre representa a su hermoso color rosado y es sumamente apreciado para preparar gazpachos y refrescantes zumos. 

Precisamente en verano es cuando se encuentra en su mejor momento y es ideal para hacer zumos porque contiene un nivel muy bajo de acidez, mientras que es realmente dulzón.

El más consumido: el pera

Pera

Esta es la variedad más consumida en España y buena parte del mundo. El tomate pera se produce en muchas zonas y su sabor combina con gran variedad de preparaciones; es carnoso, con un toque dulce y también muy aromático.

Este es utilizado en guisos, conservas, tomates fritos y por supuesto los tradicionales gazpachos y salmorejos. Por su sabor y características, el tomate pera es recomendado para preparaciones crudas, entre ellas los refrescantes zumos.

Una delicia gourmet: el tomate Raf

Raf

Una variedad realmente gourmet y que se produce en Almería. Estos tomates son sumamente divinos y tienen el equilibrio perfecto entre la acidez propia del fruto y una gran cantidad de azúcares.

Si bien es un tomate bastante costoso, es uno de los que mejor sabor tiene al comerlo en crudo; por esta razón en zumos es realmente apreciado, aunque pensándolo bien, el Raf es tan perfecto que solo provoca comerlo entero. En caso de querer hacer un jugo con esta variedad, debes esperar a los meses más fríos, entre diciembre y febrero; que es cuando están en su punto.