Quantcast

Prisiones expedienta a tres funcionarios por la jornada electoral del 4-M

Instituciones Penitenciarias ha expedientado a tres funcionarios de Valdemoro (Madrid) por ausentarse de su puesto de trabajo durante las elecciones a la Comunidad de Madrid del pasado 4 de mayo y los sindicatos de prisiones ACAIP-UGT y CSIF han anunciado una protesta en apoyo a sus compañeros, ya que reclaman que se paralicen dichos expedientes hasta que se resuelvan sendas denuncias en los tribunales.

ACAIP-UGT y CSIF han anunciado que el próximo 23 de junio, cuando están citados los trabajadores, secundarán una protesta frente a la sede de la Secretaría de Instituciones Penitenciarias en Madrid por el expediente abierto, una medida que relacionan con su decisión de “acudir a votar el pasado 4 de mayo”. Las secciones sindicales de CCOO y APFP también se han sumado a la protesta.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias consultadas han confirmado la apertura de estos expedientes, aunque matizando que se debe a que los trabajadores se “ausentaron de sus puestos de trabajo”, incumpliendo los turnos establecidos previamente por la dirección del centro.

El mismo martes 4 de mayo, el día de los comicios madrileños que ganó Isabel Díaz Ayuso, la Junta Electoral Central acordó que el personal de Instituciones Penitenciarias afectado por trabajar durante el día de votación “podía ejercer su derecho de sufragio durante un periodo de tiempo de cinco horas”, entendiendo ajena a su competencia “cualquier otra controversia de naturaleza laboral”.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias estableció que los funcionarios que trabajaban en turno de mañana, dispusieran de la tarde para poder ir a votar; y lo mismo si era al revés: disponer de la mañana libre para ejercer el derecho al voto en caso de trabajar en el turno de tarde. La circular recogía que quien tuviera jornada acumulada de mañana y tarde pudiera ejercer el derecho al voto, “debiéndolo justificar posteriormente”.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias señalaron antes de los comicios madrileños que la decisión adoptada por la Secretaría General era “coincidente” con el criterio mantenido por la Delegación del Gobierno en Madrid en una resolución emitida en mayo de 2016, que contaba con el visto bueno de la Abogacía del Estado y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

FALTA GRAVE DE DESOBEDIENCIA

Sin embargo, ACAIP-UGT y CSIF interpusieron sendas denuncias penales y ahora subrayan que son “incomprensibles las trabas” puestas por la administración penitenciaria, teniendo en cuenta que el Gobierno instó a la población en general a que “denunciara si en su empresa no les facilitaban el permiso retribuido para ir a votar”.

“A mediados de mayo la dirección del centro penitenciario Madrid III-Valdemoro comunicó a los trabajadores el descuento en nómina del tiempo empleado en votar, a pesar de tratarse de un permiso retribuido”, explican estos sindicatos, que denuncian que “ahora se le suma la apertura de expediente por comisión de una falta grave de desobediencia a los superiores y a las autoridades, sancionada con hasta tres años de suspensión de empleo y sueldo”.

Los servicios jurídicos de los sindicatos solicitarán que se paralicen los expedientes abiertos hasta que se resuelvan las denuncias penales “por hacer caso omiso de las instrucciones dictadas desde la Delegación del Gobierno y la Junta Electoral Provincial de Madrid, y negar el permiso para ir a votar de los trabajadores”.