Quantcast

Cómo hacer chips de boniato más saludables que las patatas fritas

Los chips de boniato al horno son una alternativa excelente para disfrutar de una mezcla de sabores entre lo dulce y lo salado o incluso con un punto picante o aromático según la preferencia de cada quien en vez de patatas chip. Con el boniato se puede hacer hasta un brownie, pero hoy conocerás cómo hacerlo fácilmente en casa, paso a paso. Es también conocido como la patata dulce y, se te mostrará cómo preparar unos chips de boniato al horno con una textura crujiente y un aliño que podrás variar.

La alternativa que se presenta es al horno, lo que posiblemente no salgan tan crujientes ni sabrosas como fritas, pero sí más ligeras, menos grasientas y, sobre todo, bastante más cómodas y limpias de preparar. Además, puedes modificar un poco la receta para cambiar el sabor con facilidad.

Ingredientes

No necesitarás realmente de muchas cosas, solo lo más básico de la preparación y por ello se eligió compartirte éstas recetas, para que puedas aprender algo nuevo o solo disfrutar de algo más saludable de vez en cuando y que no sea del todo pesado, no se busca quedar muy satisfecho con la receta pero si disfrutar de una buena alternativa a las propias papas fritas que hasta podría resultarte con mejor sabor y sin preocuparte de las grasas excesivas.

Lo que requerirás se indicará a continuación:

  • 1 boniato
  • Sal
  • Pimienta recién molida (variada)
  • Tomillo
  • Aceite de oliva virgen

Preparación

Lo primero por hacer es recalentar el horno a 200 grados centígrados y luego limpiar bien el boniato con un cepillo y agua (o simplemente pelarlo). Cortarlo en láminas de medio centímetro dos milímetros de grosor aproximadamente con un cuchillo, inclinando un poco el corte para que queden más grandes

Luego ponerlas en un bol con agua para que suelten un poco de almidón durante unos 10 minuto, luego de eso procura escurrir muy bien el boniato y secar las rodajas con papel de cocina o un paño, proceder a embadurnarlas con un chorro de aceite mezclando bien para que queden engrasadas.

Extenderlas en dos bandejas de horno de tamaño medio, aceitadas o cubiertas con papel de hornear y espolvorear con cayena y tomillo y pimienta negra, dejar hornear por 10 minutos y darles la vuelta a las chips, entonces proceder a hornear unos 10 minutos más hasta que queden doradas y crujientes, vigilando que no se quemen.

Finalmente espolvorear con la ralladura de la lima y sal y todo estará listo, se pueden servir calientes o frías, acompañadas de mayonesa, yogur batido o salsa de tomate.

Variantes

Variantes

Una variante de cómo prepararla sería de la siguiente forma, comenzando igual precalentando el horno a 180 grados, puedes limpiar a conciencia el boniato o pelarlo y después, sólo tienes cortarlo en láminas con una mandolina o con un cuchillo, pero consiguiendo que sean unas láminas bien finas, pon todas las láminas de boniato en un bol y echa unas gotitas de aceite de oliva virgen, remueve bien para que todos los boniatos se engrasen.

Forra una bandeja de horno con papel vegetal y coloca todo el boniato extendido por la misma para luego echa por encima las especias que gustes, en un ejemplo caso se puede añadir pimienta variada recién molida y tomillo, pero puedes echarle cayena molida, canela, orégano o las especias que más te gusten.

Después, lo metes en el horno durante 10 minutos más o menos vigilando que no se quemen. Pasado ese tiempo, le das la vuelta a los boniatos y lo dejas 10 minutos más al horno. Pasado ese tiempo, en el caso de que veas que las láminas ya están hechas o crujientes puedes retirarlas. Si las quieres más crujientes, vuelve a introducirlo unos minutos hasta que adquieran la textura deseada.

Una vez los saques será el momento de echarle sal por encima y servir. Puedes servirlos fríos o calientes, como gustes.

Y si no estás satisfecho/a con las recetas anteriores o si solo quieres ver una alternativa más para la gran receta que se te ha ofrecido pues, con gusto se te deja otra variante más y es que son perfectos para acompañar las hamburguesas veganas (en lugar de las típicas patatas fritas) o para servirlos de aperitivo.

Primero un poco de información extra antes de pasar a ello, el boniato es un tubérculo muy conocido en España pero más concretamente, en Barcelona donde es típico ver por épocas de invierno, las paradas humeantes de las “castañeras”, donde venden castañas y boniatos asados.

Ambas cosas son geniales para combatir el frío, y el olor que desprenden por las calles de la ciudad es absolutamente delicioso. También me consta que el boniato se consume por todo el continente sudamericano, pero con el objetivo de que no haya dudas, os explicaré con más detalle qué es y cómo se come el boniato.

Son muy fáciles de preparar ya que tan solo es necesario cortar el boniato muy fino, freírlo y aderezarlo con una mezcla de especias que convierten la receta de hoy en un auténtico festival.

Para poder cortar el boniato en láminas finas y uniformes, se recomienda que se utilice una mandolina ya que así será más cómodo, fácil y seguro. Si no se dispone de mandolina se podrá hacer con un cuchillo bien afilado y con paciencia.

Para freír, siempre se recomienda utilizar aceite de oliva. Freír los chips de boniato no tiene mucho secreto ya que tan solo se debe esperar hasta que el boniato esté crujiente antes de sacarlo de la sartén o freidora.

Una vez fuera de la sartén, mientras estén aún calientes, debéis aderezar los chips y dejar escurrir el aceite mientras se enfrían, los ingredientes se vuleven a especificar para una variante más a continuación:

Ingredientes

  • 500 g de boniato
  • 2 c.p. de orégano
  • 1 c.c. de ajo en polvo
  • 1 c.c. de pimentón de la vera
  • ½ c.c. de pimentón picante
  • ½ c.c. de sal
  • ½ c.c. de pimienta blanca
  • ½ c.c. de jengibre en polvo
  • Aceite para freír