Quantcast

Diputados que recurrieron la Ley del Aborto de 2010 reclamarán al Constitucional que dicte sentencia

Un grupo de los diputados que en su día recurrieron la Ley del Aborto de 2010 entregarán el próximo miércoles 16 de diciembre ante el Tribunal Constitucional un escrito de petición reclamando que dicte «ya» sentencia sobre el recurso de inconstitucionalidad contra dicha Ley presentado el 1 de junio de 2010.

Los firmantes del escrito recuerdan que el Constitucional acordó mediante auto de fecha 14 de julio de 2010 dar «carácter prioritario a la tramitación y resolución del presente recurso» pero lamentan que «después de diez años y medio, el TC sigue sin dictar sentencia».

Harán entrega del escrito al TC, entre otros, los exdiputados recurrentes José Eugenio Azpiroz, Ángel Pintado y Eva Durán. Les acompañarán Luis Peral, miembro del equipo promotor de esta iniciativa, y algunos de los firmantes de la petición.

Todos ellos son firmantes de la iniciativa que ha comenzado la ‘Plataforma los 7000’, en la que se integran numerosas asociaciones provida, y que ha puesto en marcha una recogida de firmas para pedir al Congreso la detención de la tramitación de la ley de eutanasia y el impulso de una norma sobre cuidados paliativos.

JORNADA DE AYUNO Y ORACIÓN

Tal y como han informado a Europa Press fuentes de esta organización, en las dos primeras semanas, esta iniciativa ha conseguido 14.000 apoyos a través de su web en Internet. Además, van a iniciar una serie de actividades para dar voz al Comité de Bioética, a colegios de médicos y a profesionales diversos y asociaciones en las próximas fechas.

La Ley Orgánica de regulación de la Eutanasia fue aprobada en la Comisión de Justicia de la Cámara baja este jueves y el jueves de la próxima semana será votada en el Pleno. Si consigue la mayoría necesaria (176 votos) continuará su tramitación en el Senado.

Ante esta situación, la Plataforma ha decidido apoyar la convocatoria realizada por la Conferencia Episcopal de una jornada de oración y ayuno el próximo 16 de diciembre «para recordar que la vida es un don y la eutanasia un fracaso».