Quantcast

Mantén tu coche protegido mientras viajas por el mundo

Algunos de los problemas más recurrentes de las personas cuando van a viajar son, por un lado el desplazamiento hasta el aeropuerto y la vuelta una vez finalizado el viaje, y por otro, la intranquilidad de dejarlo en cualquier calle o avenida durante un largo periodo de tiempo. Los traslados en taxi suponen un gasto económico serio y dejar un coche mucho tiempo inmóvil en un espacio público puede suponer un riesgo claro de robo. 

Independientemente de la forma de viajar, deja tu vehículo a buen recaudo

Ya sea para hacer un viaje largo debido a las vacaciones o por un viaje de negocios, es importante centrar nuestra atención en aquello que estemos disfrutando, sin la necesidad de preocuparnos o de distraernos por el estado de nuestro vehículo. Es por eso que existen aparcamientos, como el Parking San Isidro, que proporciona no solamente un techo para nuestro coche, sino que además realizan labores de mantenimiento para que el mismo esté incluso en mejores condiciones de las que lo dejamos. Por ejemplo, una de las partes de un vehículo que más sufre estando parado es la batería, de manera que si se aparca en la calle durante un largo periodo vacacional, existe el peligro de que al volver y arrancar el coche, la batería no funcione, una problemática que nos llevaría a recurrir a las pinzas o al servicio de grúa de nuestro seguro. En cambio, en este tipo de parking, se encargan de arrancar y mover los coches cada cierto tiempo, evitando este inconveniente para el cliente.

Otro factor a tener en cuenta de los vehículos que se quedan parados en la calle es la bajada de presión de los neumáticos., algo que puede llevar a tener un accidente o sufrir un pinchazo cuando se vuelva a conducir tras el parón. Es otro problema que solucionan en este parking especializado en largas estancias, ya que revisan cada cierto tiempo la presión de los neumáticos, para que cuando el cliente recoja su coche, el mismo pueda circular con normalidad evitando cualquier accidente derivado de la baja presión de las ruedas.

Una protección a cualquier hora cerca del aeropuerto

Este tipo de parking en el aeropuerto de Málaga suponen una gran tranquilidad para los viajeros que quieren dejar su vehículo protegido durante un largo periodo de tiempo. Y es que a los problemas mecánicos derivados de la inmovilidad, se le suma la preocupación por los desperfectos y la posibilidad de robo que puede sufrir un coche en la vía pública. 

Al dejar nuestro vehículo en este parking especializado en largas estancias podremos tener la certeza de que va a estar constantemente vigilado en un lugar completamente cerrado. Una vigilancia que no descansa, pues se lleva a cabo durante las 24 horas del día y para los 365 días del año, de manera que siempre están pendientes de la integridad de cada uno de los vehículos del establecimiento. 

Para aumentar aún más si cabe estas ventajas, este parking se encuentra a tan solo unos pocos minutos de la terminal del aeropuerto. En estos traslados, a menudo ocurre que los viajeros van con prisa, o bien, que a volver quieren llegar cuanto antes a casa, de manera que esta cercanía del parking al aeropuerto supone la ventaja de poder solucionar estas necesidades y poner en valor este servicio.

Traslados gratis para viajar por tierra, mar y aire

Aunque el parking pueda estar cerca del lugar de partida del viaje, surge igualmente la duda respecto a cómo vamos a ir hasta el punto de salida si dejamos nuestro coche a tan buen recaudo. Eso tiene una solución sencilla y gratuita, pues el Parking San Isidro ofrece un servicio de traslado gratuito en minibús durante las 24 horas del día hasta el aeropuerto, y también, para la estación de tren y el puerto, desde las 7 a las 23 horas.