Quantcast

El truco que consigue un huevo frito con la yema cocida

Un huevo frito es en definitiva una de las preparaciones más básicas de la cocina; y, aunque se crea que todo el mundo sabe freír un huevo, lo cierto es que hasta para hacerlo en el punto en que deseas comerlo, es necesario aplicar uno que otro truquillo.

Son varias las formas que hay para disfrutar de este proteico alimento cuando se prepara frito: con puntilla, sin puntilla o con una yema aguadita para mojar el pan, sea como sea estará genial, pero, ¿qué hay que hacer cuando se quiere disfrutar de una yema bien cocida?. Puedes estar tranquilo, pues hoy te diré lo que debes hacer y lo que por nada del mundo debes intentar para tener este rico resultado.

Un huevo frito con la yema bien cocida: una excelente oportunidad para disfrutarlo de múltiples maneras

Los huevos son uno de los alimentos más versátiles que puedes disfrutar. Su sabor, y la forma perfecta en que combinan con cualquier plato a diferentes horas del día, hacen de este producto un infaltable en el hogar.

Si bien, comer un huevo frito con la yema aguadita, otorga el placer de poder mojar el pan o humedecer el arroz mientras cortas el huevo en un plato de arroz a la cubana, lo cierto es que comerlo bien cocido es una oportunidad de consumirlo con todo su sabor y cremosidad tal como lo haces cuando lo preparas duro.

El truco que consigue un huevo frito con la yema cocida
Foto: Pixabay