Quantcast

Huevos fritos: el truquito de Arguiñano para conseguir la puntilla

Si de hablar de proteínas de origen animal que son versátiles y deliciosas en diferentes platos tanto dulces como salados se trata, los huevos se llevan el mayor de los premios. Este alimento nutritivo y de rico sabor, queda bien como sea y donde sea. Es por ello que Arguiñano lo incluye en muchas de sus preparaciones.

Una de las formas más ricas de disfrutar de un par de huevos es comerlos fritos, y si es con puntilla aún mejor. Los huevos fritos vaya que enriquecen cualquier plato, desde un sencillo arroz a la cubana hasta unos preparados a la flamenca, estos pueden disfrutarse a cualquier hora del día.

De igual forma a la hora de tomar un nutritivo desayuno, un huevo frito y una rebanada de pan te dan toda la energía que necesitas para empezar el día con una buena dosis de energía. Para hacer unos ricos huevos con puntilla, Karlos Arguiñano ha revelado el truquito que los hace perfectos y en su punto en unos cuantos segundos.

Lo divino de unos huevos con puntilla y los secretos de Arguiñano

huevo frito aceite

Tal como es costumbre para el carismático chef Karlos Arguiñano, develar cada uno de sus secretos es completamente necesario a la hora de explicar un paso a paso en sus tantas recetas. Esto también lo deja claro a la hora de freír unos sencillos huevos, que por fáciles que parezcan, muchas veces no quedan como los deseamos.

Unos huevos fritos representan una opción rica y nutritiva para un desayuno, comida o cena, y cada quién tiene su forma muy particular de disfrutarlos. Lo que hace realmente divinos a unos huevos fritos con puntilla, es que los mismos estén dorados y crujientes en el borde; con la clara bien cocida, pero a su vez con una yema aguadita lista para mojar un buen trozo de pan.

La mayoría de las veces esto es algo difícil de conseguir, y tal como lo explica Karlos Arguiñano, lograrlo tiene un con que muy sencillo, pero que requiere de un poquito de práctica, sobre todo a lo que la cocción de la yema respecta.

La forma correcta de freír los huevos para tenerlos sin puntilla

Yema

Arguiñano ha aprovechado la oportunidad de explicar perfectamente como lograr freír los huevos según el resultado que esperes. Son muchos los gustos gastronómicos de cada comensal; y así como hay muchos que aman los huevos fritos con puntilla, también son muchos los que los prefieren sin ella.

En el caso de los huevos sin puntilla, Karlos Arguiñano explica que la temperatura del aceite al momento de colocar los huevos es decisivo para el resultado. Para freírlos y que queden perfectos, el chef calienta el aceite a una temperatura muy bajita, de esta forma la cocción se hace muy lentamente hasta que quede bien cuajado.

La forma correcta de freírlo sin puntilla es verterlo con mucho cuidado y dejar que se vaya cuajando a fuego muy bajo. Una vez que se cuaje, con la ayuda de una cucharilla se va regando un poco por encima para que también se cocine.

Durante todo el proceso es necesario evitar mover la sartén de un lado a otro, de lo contrario se corre el riesgo de que la yema pueda romperse y el huevo resulte estropeado. Ahora bien, ya que te he comentado sobre cómo preparar los huevos sin puntilla, veamos cuál es el truco del chef para que quede con puntilla y a la vez estupendo.

El truco de Arguiñano para huevos fritos con puntilla realmente perfectos

huevo

Seguramente si eres de los que ama disfrutar de los huevos fritos con puntilla, has buscado incesantemente que te queden perfectos como te comentaba; dorados y crujientes en los bordes, pero con una clara cuajada y una yema cremosa que te permita comerla divinamente.

Generalmente, cuando intentas hacer un huevo frito con puntilla, terminas con un huevo de yema muy seca. Este es uno de los errores más frecuentes, y es muy normal que pase, sobre todo porque a la hora de la cocción, el aceite se encuentra a la temperatura incorrecta.

Arguiñano señala el truco para la puntilla y cocción perfecta, indicando que es necesario que el aceite en la sartén se encuentre perfectamente caliente. Cuando el aceite está bien caliente, se debe colocar el huevo con mucho cuidado para no quemarse las manos. Observarás como se forma la puntilla casi instantáneamente.

Para que la yema quede aguadita y la clara bien cocida, ayúdate con una espumadera para bañar con cuidado la parte de arriba del huevo. El truco de Arguiñano resulta perfecto, gracias a la temperatura bien caliente del aceite.

Cuando el huevo toca la superficie caliente del aceite, inmediatamente comienza a cocerse y a formarse la puntilla. De resto solo queda emplatar y disfrutar.

En el caso de los huevos fritos con puntilla, debes estar atento a que el aceite no te salpique y pueda quemarte; ya que por el choque de temperaturas, es posible que llegue a saltar un poco.

Un consejo que debes tener siempre presente a la hora de freír huevos, es el que ha recordado Arguiñano: Siempre, siempre, debes cascar el huevo en otra superficie. Nunca lo hagas en el borde del sartén.