Quantcast

Internet se hace con la demanda de ocio social

El desarrollo exponencial de la tecnología de internet desde la década de los 90 ha supuesto un cambio casi en todos los patrones de vida para la sociedad moderna, imbuida de lleno en la extensión de la modalidad online. Lo que comenzó como un proyecto de comunicación a distancia e intercambio de datos se ha convertido en la actualidad en una plataforma mundial, de acceso inmediato, en la que un usuario difícilmente no logrará encontrar aquello que busca, especialmente si es entretenimiento y ocio lo que desea. En efecto, internet se ha convertido en el recreo del mundo, posicionándose en estos momentos como la herramienta de diversión más poderosa del mundo. Y es que la realidad de la red es que ofrece a sus visitantes posibilidades infinitas.

Casino y apuestas

El ocio lúdico y lucrativo ha sido una de las prácticas más continuadas de la historia de la humanidad, por lo que no ha dejado pasar las nuevas oportunidades que ofrecen los sitios online para llegar a sus clientes potenciales. Aunque no faltan jugadores presenciales en los casinos y casas de apuestas, el auge de los juegos de azar en la red es una realidad sobradamente constatable. Con notable facilidad, el usuario puede acceder a esta forma de diversión a través de sitios webs como Wetten, donde encontrará las mejores apuestas deportivas online en España. No en balde, el alcance experimentado por estas compañías las ha posicionado como algunas de las más poderosas en la bolsa.

Streaming

Otra de las formas más eficientes de entretenimiento en el siglo pasado y en este propio es la televisión, que ha logrado instalarse en todos los hogares del mundo desarrollado. A la luz de esta circunstancia, no han faltado empresas que han aprovechado las posibilidades de internet para adaptar la programación convencional de la pequeña pantalla al modelo online. Así, estas plataformas ofrecen a los usuarios la posibilidad de acceder al contenido deseado a través del ya conocido método de televisión a la carta. Con este formato, cualquier serie, película o programa se encuentra a disposición del espectador durante las 24 horas del día en lugares como Netflix, HBO, Prime Video o Disney+ entre otras.

Redes sociales

En materia de ocio a través de internet, no podía faltar el gran patio de recreo extendido entre la comunidad internacional: las redes sociales. Desde que en 2004 Facebook se abriera camino hacia los usuarios de la red, la proliferación de este tipo de comunidades no ha cesado de crecer, extendiéndose especialmente entre la población joven, que a fin de cuentas es la que más tiempo dispone para dedicar al ocio. No obstante, también el sector adulto ha sucumbido a sus encantos. Así, aplicaciones como Instagram, Tik Tok, Twitter, WhatsApp, Telegram y un largo etcétera se han convertido en ventanas mundiales en la que los internautas se divierten compartiendo y consumiendo contenido multimedia o chateando a distancia con sus amigos.

En este contexto, estas plataformas han creado la figura de quienes se posicionan como los grandes triunfadores mediáticos del momento: los streamers e influencers. Mediante la creación de contenido atractivo para los usuarios, estas cuentas se han hecho con una multitud de seguidores que se cuenta por millones, accediendo a la fama de absoluta y rigurosa moda. Desde todos los canales posibles, estos
ídolos modernos se han hecho un hueco fijo en los historiales de búsqueda de la mayoría de visitantes de las redes sociales, creando un bucle de atracción recíproca que los ha posicionado como los grandes showmans de la era moderna.

Información y actualidad

Siguiendo en la línea de la digitalización de formatos convencionales, la lectura de la prensa se ha postulado durante un largo periodo como uno de los pasatiempos cotidianos y rutinarios de buena parte de la población. En efecto, leer la prensa y las noticias del día mientras se desayuna, es una de esas prácticas continuadas en la actualidad, pero como casi todo, también se ha adaptado al modelo digital y online. Así, desde las grandes firmas del periodismo hasta nuevas compañías se dan cita en la red para ofrecer a los usuarios la posibilidad de disfrutar de toda la información y la actualidad desde las pantallas de sus móviles. Además, este nuevo soporte ha permitido incorporar elementos antes no disponibles, como vídeos y audio, que se han convertido en un complemento habitual de la prensa moderna.

En la misma dirección, otro medio de comunicación primitivo como la radio ha adaptado sus formas a las necesidades y demandas de la nueva comunidad de espectadores. De este modo, a la emisión de la programación en directo se añade la creación de los cada vez más recurridos podcast, donde los oyentes pueden disfrutar de su sesión favorita de radio incluso si no han podido oírla a la hora en que se emitió.