Quantcast

Andalucía y Valencia piden un «fondo compensatorio» mientras se reforma el sistema de financiación

Los presidentes de la Junta de Andalucía y la Generalitat Valenciana, el ‘popular’ Juanma Moreno y el socialista Ximo Puig, han reclamado este martes en Sevilla al Gobierno que se abra el debate para la modificación del modelo de financiación autonómica y, mientras tanto, cree un fondo transitorio compensatorio que palíe la «infrafinanciación» de ambas comunidades.

Moreno y Puig se han reunido en el Palacio de San Telmo de Sevilla, sede de la presidencia andaluza, para abordar el sistema de financiación y la necesidad de su reforma, puesto que consideran que es «discriminatorio, complejo y poco transparente» y no dota a estas comunidades de los recursos suficientes. Esta reunión obedece a una invitación que hizo el presidente andaluz al valenciano hace meses en Barcelona.

De esta reunión ha salido la ‘Declaración institucional por un nuevo modelo de financiación’, compuesta de once puntos, en la que sendos presidentes autonómicos –que tras la reunión han comparecido en una rueda de prensa conjunta–, exponen que son conscientes de que el nuevo sistema requiere de un amplio consenso político y de que costará tiempo. Por ello proponen crear un fondo transitorio compensatorio de nivelación que se prorrogue automáticamente hasta la entrada en vigor del nuevo sistema, para el que apuestan por el criterio de población ajustada.

En este documento ponen de manifiesto que la capacidad de las autonomías de régimen común para decidir sobre el nivel de sus ingresos está limitada porque carecen de capacidad normativa en la imposición indirecta y de capacidad de gestión de los grandes impuestos en los que participan. Por tanto, ven necesario que las comunidades puedan ser partícipes de las decisiones que afectan a sus ingresos.

De esta manera, ambos presidentes consideran que sus respectivas comunidades autónomas están «infrafinanciadas» y apuestan por una reforma del sistema de financiación, pero defienden que, dado que para eso se «requiere de un amplio consenso político entre administraciones y fuerzas políticas que implica un tiempo para formulación, se hace necesario la adopción de medidas transitorias que nivelen la financiación de las comunidades autónomas (CCAA) que resultan infrafinanciadas por el actual modelo».

Por ello, desde Andalucía y la Comunidad Valenciana «se propone la creación de un fondo transitorio compensatorio de nivelación prorrogable automáticamente hasta la entrada en vigor de un nuevo sistema que equipare a las comunidades infrafinanciadas con la media nacional».

UNA «ALIANZA Y NO UN FRENTE» Y UNA APUESTA POR EL «DIÁLOGO»

De esta forma –continúa la declaración institucional impulsada este martes– «se corrige el desequilibrio horizontal (entre CCAA) de los recursos del sistema de financiación que padecen las autonomías que reciben una financiación por debajo de la media, sin perjudicar al resto».

Ximo Puig ha defendido que, con este encuentro, Andalucía y la Comunidad Valenciana impulsan una «alianza de cooperación en aquello que nos une, no un frente, y pensando en el interés general», mientras que Juanma Moreno ha incidido en la conveniencia del «diálogo» como «el instrumento más poderoso que tenemos hoy en día los responsables políticos», así como que con este acuerdo «no se va contra nadie, sino a favor de mejorar, de generar bienestar, progreso en los territorios» de ambas comunidades y «en el conjunto de la nación».

«No podemos estar cruzados de brazos, la opción de bajar los brazos, no es razonable», ha sentenciado Moreno, quien ha puesto en valor el hecho de que se reúnan los presidentes de dos comunidades autónomas y, en este caso, de diferentes fuerzas políticas, para abordar problemas comunes, algo que, a su juicio, debería ser más frecuente en este país.

Ha recalcado que con esta «alianza» entre Andalucía y Comunidad Valenciana se trata de «sumar» y de que dos comunidades hablen, analicen los problemas comunes y cómo pueden trasladarlos de una manera honesta y leal y sin dar «lecciones a nadie». Ambas comunidades, según ha resaltado, plantean que debe abordarse una reforma del sistema de financiación en el que nadie pierda y «todos recibamos lo justo» y se puedan financiar de manera adecuada los servicios públicos esenciales.

«Confío en que fruto de esta reunión se empiecen a dar pasos», ha expresado Juanma Moreno, que ha deseado que haya algún movimiento desde el Gobierno central ante un problema que plantean ambas comunidades. «Esta reunión va a provocar una reacción», ha deseado.

En relación con el fondo transitorio, ha expuesto que al pedir su creación no están planteando un «deterioro del propio sistema» o de la financiación de otras comunidades, sino que se trata de que el Estado tendrá «que hacer un esfuerzo» con Andalucía y Comunidad Valenciana «para de alguna u otra manera poder tapar esa hemorragia», que está generando un perjuicio a los ciudadanos de ambas comunidades». Juanma Moreno ha hablado de una cifra de 1.700 millones para dotar dicho fondo.

«Andalucía tiene un déficit de financiación de cuatro millones de euros cada día», según ha recalcado el presidente andaluz, para quien esta «infrafinanciación» limita los recursos para los servicios públicos fundamentales. Ha deseado que la reforma del sistema de financiación venga precedida de un acuerdo entre los dos grandes partidos, PSOE y PP.

PUIG: «TENEMOS MUCHO CAMINO QUE RECORRER JUNTOS»

En su intervención, Puig ha hecho hincapié en que con esta alianza no quieren iniciar «guerras estériles», sino que todas las comunidades tengan mayor peso en «la España real» y reciban la financiación que le corresponde para sufragar la sanidad, la educación y los servicios sociales «con la dignidad que merecen».

«Tenemos mucho camino que recorrer juntos», ha augurado, y se ha mostrado dispuesto a iniciar acuerdos similares con otras autonomías porque mantener la infrafinanciación «no es sostenible». Ha avanzado así que próximamente se reunirán con representantes de la Región de Murcia, destacando que es «muy saludable» que presidentes de diferentes partidos se pongan de acuerdo.

Con todo, Puig ha hecho notar que «la única vía» para que el nuevo sistema de financiación salga adelante es «generar más incentivos a las CCAA y a los grupos parlamentarios para que haya acuerdo».

Tanto él como Moreno han destacado que Andalucía y la Comunitat representan el 30% de la población española y son «dos voces potentes» que deben ser escuchadas en Madrid. También han coincidido en que el fondo transitorio podría pagarse mediante una armonización fiscal, sin subir los impuestos autonómicos pero sí redistribuyendo algunos de carácter medioambiental.

En la declaración institucional, se señala que la capacidad de las comunidades de régimen común para decidir sobre el nivel de sus ingresos se encuentra limitada porque carecen de capacidad normativa en la imposición indirecta y de capacidad de gestión de los grandes impuestos en los que participan. Ante ello, Andalucía y Comunidad Valenciana plantean que las comunidades puedan ser partícipes de las decisiones que afectan a sus ingresos.

En relación a la pandemia, ambos se han mostrado de acuerdo en la posibilidad de implantar el certificado Covid para la entrada a la hostelería y al ocio nocturno, algo que la Junta solicitó y la justicia andaluza rechazó este verano.

Y ante la próxima llegada de los fondos europeos de reconstrucción, los presidentes se han comprometido a explorar proyectos «interesantes» para Andalucía y la Comunitat. Han apuntado especialmente a que este dinero de la UE sirva para acelerar las obras del Corredor Mediterráneo, «esencial» para ambas regiones. En la declaración piden que las comunidades tengan un papel mayor en la gobernanza del Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia, tanto en el destino de los recursos como en el diseño de los mecanismos de control y seguimiento.