Quantcast
miércoles, 29 septiembre 2021 0:26

¿Cuáles han sido los partidos de tenis más largos de la historia?

-

Dentro de todos los deportes, el tenis es uno de los que más incertidumbre suele generar; porque tal como en todas las otras disciplinas, nunca se sabe lo que sucederá en la cancha, por lo que puede ganar cualquiera, pero también deja todo a la expectativa debido a que no se sabe cuanto durará el partido. Al no tener un tiempo reglamentario, el encuentro puede alargarse horas y eso siempre dependerá de la calidad y el momento por el que estén pasando los tenistas involucrados. Sin embargo, aunque hay choques que solo se alargan uno minutos, esos que se prolongan por horas siempre dejan mucho de que hablar y también para analizar.

Actualmente son varios tenistas que saben mucho de eso, como John Isner o Kevin Anderson; pero en realidad a lo largo de toda la historia del tenis se han producido grandes partidos, que ya sea por el tiempo de duración o por la cantidad de estrés que generan terminan siendo muy recordados. La épica y el sentido de lucha que despiertan, tanto en los tenistas como en el público, siempre dejan a la gente esperando más y aunque hay muchos duelos de este tipo, solo los más durares son los que perduran en la mente de los fanáticos. Diferentes protagonistas y en distintos años se ha hecho historia, pero hay 10 encuentros que van más allá por su tiempo de duración; aquí presentamos un listado con esos partidos que marcaron un antes y un después en el deporte blanco.

Stepanek se quedó con un triunfo de infarto

El puesto de 10 de este listado arranca con el duelo que protagonizaron Radek Stepanek e Ivo Karlovic, en las semifinales de la Copa Davis 2009. La victoria cayó del lado del checo, con pizarra de 6-7, 7-6, 7-6, 6-7 y 16-14, luego de que estuvieran golpeando la bola durante cinco horas y 59 minutos. En ese partido Karlovic logró imponer un récord impensable en el tenis, pues consiguió 78 aces, una cifra que después rompería Isner; pero para la época fue muy impresionante. Gracias a ese triunfo, el conjunto checo consiguió llegar a la final que después acabaría perdiendo ante la España comandada por Rafa Nadal.