Quantcast

Sálvame: la colaboradora que se ha quedado casi en la ruina

Los seguidores habituales de Sálvame habrán sido más de una vez testigos de la doble moral del programa. Especialmente en lo relativo a los temas económicos. El ejemplo más flagrante quizás fueron las críticas lanzadas por Kiko Hernández a David Broncano por las preguntas habituales que este lanzaba a sus invitados en La Resistencia, en las que pueden elegir entre responder a cuántas relaciones han mantenido en el último mes o cuánto dinero tienen en el banco. 

A Kiko Hernández no le gustaba nada que Broncano preguntas por el dinero, algo que considera muy comprometido. Totalmente indignado decía “»Me parece una indecencia, luego dicen de ‘Sálvame’, pero a mí me parece una indecencia preguntarle a alguien cuánto dinero tiene…» Y, sin embargo, no le parece indecente el trato que su propio programa da a una de sus colaboradoras como es Chelo García Cortés.

Chelo metió la cabeza en una urna llena de cucarachas en Sálvame

La colaboradora de Sálvame que está casi en la ruina

Pero no fue esta la única vez que desde Sálvame han apostado por hacer que Chelo García Cortés se humille por dinero. En el mes de octubre del 2020, Jorge Javier Vázquez le proponía “superar” su miedo a las cucarachas metiendo la cabeza en una urna llena de ellas por 1000 euros mientras cantaba la canción “La cucaracha”. Algo que Chelo hizo pero despertó la ira de muchos espectadores que denunciaron en las redes sociales el trato que se le estaba dando considerándolo bulying.

Chelo García Cortés aguantó durante seis programas ser la protagonista de la sección “Quiero dinero” de Sálvame. Finalmente decidía abandonar después de que por 400 euros se le pidiese que mostrase a las cámaras el dinero que tenía en sus cuentas corrientes. «Hasta aquí hemos llegado, me puedo desnudar pero mis aplicaciones bancarias… ¿También?» decía, para añadir: «Mi dignidad está por encima, me retiro, me estáis pidiendo tanto… lo he dado todo, tengo aguante y puedo sufrir un dolor pero esto no». Solo aceptó mostrárselas a la presentadora que en ese momento era Paz Padilla. Chelo consiguió ganar 25.050 euros y le cedió el puesto a Antonio David Flores.