Quantcast
lunes, 6 diciembre 2021 9:57

La selección de España: los datos positivos que dejó el duelo ante Italia

-

La Eurocopa 2020 llegó a su fin para el combinado de España; esto debido a que cayó en los penales ante la selección de Italia y con eso perdió la oportunidad de llegar a la gran final, que se disputará en Wembley el próximo 11 de julio. Las expectativas eran altas para un grupo que en un principio no había generado nada de ilusión, más que todo por la convocatoria y por la actitud de Luis Enrique; no obstante, poco a poco fue demostrando que a pesar de los errores lucharían hasta el final y al menos eso era los que muchos pedían a la selección. En los últimos años, los grandes torneos ya no eran motivo de alegría y este grupo con todas esas carencias y errores, logró devolver la esperanza; más aún tras ver el partidazo que hicieron ante el conjunto azzurro.

Parece difícil de creer, pero precisamente en el último choque y ante el rival que mejor fútbol estaba desarrollando en todo el torneo, España decidió levantarse y jugar su mejor partido. Al control insulso y sin sentido, muy del estilo Barça de los últimos tiempos, al fin le agregaron esa sensación de peligro que tanto se extrañaba. Y es que no solo tener la posesión y mover el balón de un lado a otro lo que te dice que dominas; porque este equipo incluso creó menos ocasiones claras que en otros choques, pero esa sensación de dominio si que fue distinta. Los de Luis Enrique fueron muy superiores y pese a la dolorosa derrota hay aspectos positivos que se pueden sacar para tener en cuenta de cara al futuro.

Una alineación de Luis Enrique que los sorprendió

El asturiano hizo bien al salir sin un «9»

Frente a los italiano se salió ganando desde los vestidores y todo gracias a un Luis Enrique que se sacó al fin una alineación adecuada para los hombres que había llevado a la Eurocopa y para enfrentarse a una Italia increíble en ataque y muy segura en defensa. Para darle más temple a España y contrarrestar a la enorme pareja de centrales que forma Loenardo Bonucci y Giorgio Chiellini, la pizarra de Luis Enrique entro en acción y sorprendió a todos; porque el asturiano decidió salir sin un delantero centro de referencia, poblando la mitad de la cancha y dándole galones en ataque a un Dani Olmo sorprendente.

Esta jugada fue una genialidad total para medirse a un rival con una pareja de centrales del calibre de los italiano. Al no tener un delantero centro que marcar, tanto Bonucci como Chiellini estuvieron confundidos gran parte del choque. No sabían a quien marcar y constantemente abandonaron su posición, lo que le abrió espacios a una España que esta vez no movió el balón para aburrir, dar sueño y vanagloriarse de una posesión inútil; de hecho, en ocasiones claras otros partidos tuvieron muchas más, pero la sensación de superioridad y la capacidad de hacer daño en cualquier momento la tuvieron fue aquí. El equipo jugó su mejor partido del torneo, ante un rival de gran calidad y todo por ese toque de genio de Luis Enrique que al fin acertó.