Quantcast

Cómo se hace una salsa de mango dulce

En verano los más exquisitos sabores del trópico invaden cada rincón, las playas se llenan y ante ese sol radiante frutas como el mango toman su protagonismo. Este dulce fruto lleno de color, olor, vitaminas y sabor, es riquísimo para comerlo solito, preparar helados refrescantes de agua, cremas, mermeladas y deliciosas salsas frutales para acompañar postres o platos salados.

El consumo del mango en España es menor en relación con otras frutas, sin embargo para los amantes de la cocina de vanguardia y los que se atreven a probar combinaciones nuevas y audaces, el mango termina siendo un aliado excelente en la cocina.

Este fruto es tan versátil, divino y sano, que de hecho es el fruto nacional en Pakistán, India y Filipinas. En el caso de la India es el ingrediente principal del famoso chutney y está presente en variadas ensaladas tanto saladas como dulces.

Conocido también como el “melocotón del trópico”, el mango muestra su maduración cuando su aroma es realmente dulce y envolvente. Ya que existen diferentes variaciones, muchas veces se mantiene verde por fuera, pero realmente dulce y maduro por dentro; por esta razón, la mejor manera de verificar si está maduro es tocarlo con un poco de presión y notar si está suave, aunque el rasgo definitivo será su aroma.

Una de las formas de aprovecharlo y añadir su característico sabor a las comidas, es preparando ricas salsas que combinan bien con dulces o comida salada. Te presentaré dos versiones de salsa con este adorable fruto tropical para que puedas elegir cuál de ellas se adapta más a tus gustos particulares.

Salsa de mango dulce para postres y platos salados

Esta espectacular salsa puedes prepararla y disfrutarla perfectamente en tus postres o platillos salados. Necesitas muy pocos ingredientes y el sabor es supremo.

Ingredientes

picar
  • 2 Mangos maduros
  • Agua 
  • 1 cucharada de miel
  • Zumo de ½ limón

Preparación

Cómo se hace una salsa de mango dulce

1.- Lava muy bien los mangos, retírales la piel y el hueso y pícalos en trozos pequeños.

2.- Coloca los mangos troceados en una olla y cúbrelos con agua necesaria para taparlos, (no debes excederte con la cantidad de agua)

3.- Lleva a fuego medio la olla con los mangos y deja que se cocinen. Cuando comience a hervir añade el zumo de ½ limón y la cucharada de miel.

4.- Permite su cocción por 5 minutos o hasta que observes que los trozos de mango lucen completamente tiernos.

5.- Retira la olla del fuego, si gustas puedes añadir unas gotas de licor de tu preferencia y bate con el batidor eléctrico hasta que obtengas una salsa fina y delicada.

Esta rica salsa puedes utilizarla tanto para postres o platos salados. La salsa de mango dulce queda muy bien acompañando platillos con carnes blancas como pollo o pavo.

En caso de usarla en platos calientes no es necesario esperar que se enfríe para utilizarla. Si vas a utilizarla en postres, es recomendable enfriarla en la nevera durante al menos una hora.

Queda deliciosa para bañar un cremoso helado, pruébala junto a un rico helado de leche condensada casero y suspirarás de lo divina que resulta, o imagina cubrir un de por sí tropical helado casero de piña colada con un poquito de esta salsa, todo un deleite.

Si buscas una opción tropical para aderezar un plato salado, puedes también preparar la opción que te presento a continuación.

Salsa de mango dulce para platos salados 

Salsa para carne

En caso de que desees dar un toque frutal a tus carnes, pero quieres sabores más marcados, puedes hacer esta versión que incluye ajos y cebolla. Esta salsa de mango dulce te encantará para acompañar tus filetes o brochetas de pollo a la parrilla con un divino sabor tropical.

Ingredientes

Cómo se hace una salsa de mango dulce
  • 2 Mangos maduros
  • ½ cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 100 ml de agua
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de vinagre de vino 

Preparación

ingredientes

1.- En una sartén vierte el aceite de oliva y llévala al fuego medio.

2.- Pela la cebolla y el diente de ajo y pícalos finamente, viértelos en la sartén y sofríelos hasta que estén pochados, no los dejes dorar demasiado.

3.- Lava los mangos, pélalos muy bien y córtalos en trozos pequeños, incorpóralos a la sartén cundo el ajo y la cebolla estén listos.

4.- Rehoga los mangos por unos minutos y añade el azúcar para que caramelice un poco con el mango.

5.- Cuando el azúcar se disuelva, vierte sobre la mezcla el vinagre de vino y remueve muy bien.

6.- Añade el agua y disminuye el fuego hasta que esta se reduzca.

7.- Retírala del fuego y resérvala hasta el momento de usarla. Puedes guardarla en la nevera y calentarla antes de añadirla a las carnes.

Curiosidades del mango

curiosidades

¿Sabías que hay mangos que han llegado a ser del tamaño de un bebé?. Descubre esta y otras curiosidades de este rico fruto.

  • Existen muchísimos tipos de mango en el mundo, la mayoría de ellos han surgido de injerto con otras frutas; por esta razón los puedes encontrar con sabor muy dulce, ácido e incluso hallar algunos con toques ligeramente picantes.
  • Su nombre proviene de la India, donde se le conocía como “mankay y mangga”. En el siglo XVI cuando ya existía un comercio establecido entre el sur de India y los Británicos, fue cuando estos comenzaron a llamarle mango. 
  • El récord Guinness del mango lo alcanzaron unos filipinos en el año 2009, cuando presentaron un mango de 3, 5 kilogramos de peso, 17,78 cm de ancho, 30,48 cm de largo y una circunferencia nada más y nada menos que de 49,53 centímetros.
  • Por su alto contenido de vitaminas A, C y betacarotenos, el mango refuerza de manera extraordinaria el sistema inmune y actúa como un magnífico antioxidante que previene el deterioro de las células.

Aprovecha la temporada de mangos, y prepara las más variadas recetas y postres protegiendo tu salud. Y si consigues ofertas de este preciado fruto, no dejes de aprovecharlas y prepara ricas mermeladas que puedes conservar con los métodos adecuados durante un buen tiempo.