Quantcast

Helado de leche condensada: así lo preparas con solo 2 ingredientes

Preparar un rico helado de leche condensada en casa no tiene por qué ser un desafío. Cuando se prepara una buena comida  y se desea cerrar con broche de oro, la presentación de un postre delicioso es casi obligado.

Si de postres se trata, no hay uno que sea más versátil que el helado, está dulce tentación fría permite los más variados ingredientes en su preparación; así mismo las formas de prepararlo suelen ser diversas, por lo que se tiene un abanico bastante amplio a la hora de preparar uno. 

Otra preparación dulce que encanta a grandes y pequeños es la leche condensada. Este práctico dulce permite ser disfrutado de muchas maneras. Hay quienes disfrutan de la leche condensada sobre una rebanada de pan, sobre fresas y otras frutas, en tortas, cafés y ¿por qué no?, sobre un frío y tentador helado.

Ahora bien, la leche condensada es ideal también para preparar un helado realmente divino y lo mejor de todo es que solo necesitas acompañarla de un ingrediente más; sí, tal como lo lees, para obtener el helado soñado solo necesitarás dos ingredientes.

Una combinación soñada: Helado con leche condensada

helado de leche condensada

¿Quién no ha disfrutado de un refrescante helado o sorbete bañado en leche condensada?, esta combinación dulce es más que tradicional. Un buen helado suele servirse acompañado de un sirup o salsa que complemente su sabor y que dé un toque de elegancia al momento de servir.

La leche condensada es ideal para bañar con hilos una deliciosa barquilla o helado en cesta; ya que le otorga un toque más dulce aún, de igual forma la leche condensada queda muy bien acompañando a un fresco helado de fresas, esta combinación de sabores queda realmente explosiva y deliciosa.

Pero, más allá de las típicas combinaciones entre el helado y la leche condensada al momento de servirlo, puedes elaborar un helado celestial utilizando leche condensada en su preparación.

Helados hay muchos, pero como este que presentamos no hay dos. El resultado será alucinante, cremoso, delicioso, suave y fresco. 

Te sentirás en el mismo cielo: Helado de leche condensada

helado de leche condensada

Para realizar este celestial helado, solo necesitas dos ingredientes y seguir el sencillo paso a paso.

Ingredientes

  • 500 ml de nata para montar (fría)
  • 390 ml de leche condensada (fría)

Preparación

1.- En un bol profundo vierte la nata, está debe estar bien fría. Con la ayuda de un batidor eléctrico comienza a batir hasta que notes que la nata ha aumentado su volumen y se encuentre firme.

2.- Agrega la leche condensada por partes, es importante que la incorporación de la leche condensada se haga cuidadosamente y de forma envolvente. De esta manera se evita que se baje la nata.

3.- Lleva la preparación a un envase y guárdalo en el congelador por aproximadamente 3 horas. 

4.- Para obtener un resultado cremoso, retira cada media hora el helado del congelador y remuévelo.

Luego de transcurridas las 3 horas, tendrás listo un rápido, fácil, cremoso y delicioso helado de leche condensada para disfrutar como quieras.

Consejos a tener en cuenta

helado de leche condensada

1.- Uno de los trucos para obtener un helado bien cremoso es utilizar nata de buena calidad. Al momento de comprarla verifica siempre su fecha de caducidad, que el envase no presente perforaciones o que se esté “saliendo” la nata aun estando el envase aparentemente bien cerrado.

2.- Otro consejo a tener en cuenta para que el helado de leche condensada resulte cremoso, es que ambos ingredientes se encuentren fríos al momento de iniciar la preparación.

3.- Si no cuentas con una máquina para hacer helados, el proceso de mezclar cada 30 minutos una vez se encuentre la preparación en el congelador no puede faltar. Realizar este procedimiento es vital si buscas un helado realmente cremoso.

El batido del helado debe hacerse cada 30 minutos, de manera tal que se logren romper los cristales de hielo que se estén formando. 

4.- Para mantener la textura ideal una vez esté listo el helado, es recomendable congelarlo tapado y alejado lo más que se pueda de la puerta del congelador; de esta forma se evita el constante ingreso de aire a la preparación.

Aun cuando esta receta presenta la posibilidad de hacer un delicioso helado de leche condensada con tan solo dos ingredientes; también es cierto que puedes personalizarlo a tu gusto.

Si deseas agregar un toque crujiente al helado, puedes incorporar a la mezcla unas galletas troceadas del sabor de tu preferencia.

Consejos para servirlo de manera perfecta

helado de leche condensada

Al momento de servir este delicioso helado, es la hora de dar rienda suelta a tu creatividad. Puedes decorarlo colocando una fresca hoja de menta y añadirle un poco de color al plato. Otra forma de decorarlo es dejando caer sobre el helado hilos de chocolate, dulce de leche preparado también en casa, caramelo o sirup de fresa.

Si deseas añadir color, agrega al momento de servir unas divertidas virutas de caramelo de colores; de igual forma puedes acompañarlo con gotas de chocolate, frutos secos o galletas.
Para dar un toque vibrante a este celestial postre, añade frutas frescas o en almíbar al momento de presentarlo ante tus invitados. Una opción alucinante es el melocotón en almíbar en rebanadas, puedes dar por seguro que quedaran enamorados de esta forma tan deliciosa de comerlo y se sentirán en el mismísimo cielo.