Quantcast

Ribera defiende que no existe «conflicto de intereses» por el cargo de su marido

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha defendido que no existe ningún tipo de «incompatibilidad ni conflicto de intereses» por el hecho de que su marido, Mariano Bacigalupo, sea miembro de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y ha recordado que fue nombrado consejero del regulador por el anterior Gobierno del PP.

En su comparecencia en Comisión en el Congreso de los Diputados, Ribera respondió así a los ataques recibidos por parte de la oposición calificando a Bacigalupo de autor del «tarifazo» de la luz.

El diputado del PP Juan Diego Requena había criticado a Ribera que la CNMC no es un organismo independiente, ya que «quien controla el tarifazo es su marido».

Requena subrayó que el hecho de que regulador y regulado tienen una incompatibilidad «es algo obvio» y mostró la preocupación del PP por el motivo de que al Gobierno «se le acumulen los casos de incompatibilidad». «No es un ataque personal, es una lícita preocupación en algo tan importante como la factura de la luz», añadió.

Así, la ministra aseguró que «no hay una relación de subordinación entre el regulador gubernamental y el regulador sectorial», ya que tienen funciones «distintas y se trata de un órgano colegiado».

Además, recordó que Bacigalupo fue elegido para el cargo hace cuatro años con un nombramiento «firmado por un señor que se llama Luis de Guindos Jurado» y con un respaldo «unánime», por lo que «no existe ningún tipo de incompatibilidad» entre ambos cargos.

En este sentido, consideró que igual el PP se ha «arrepentido» de ese nombramiento y ha decidido «utilizarlo como excusa para la renovación de cualquier otro órgano».

«HERMANOS GEMELOS» QUE HAN SIDO MINISTRO Y SECRETARIO DE ESTADO.

«Pero no es infrecuente encontrar situaciones parecidas cuando uno observa que hay hasta hermanos gemelos que han sido ministro y secretario de Estado, con sus respectivas mujeres como directoras generales simultáneamente, alguna de ellas en cargos tan importantes como la Oficina Económica del presidente del Gobierno», indicó en referencia a los hermanos Nadal (Álvaro y Alberto), ministro de Industria y Energía y secretario de Estado de Energía con el PP, respectivamente.

La vicepresidenta cuarta del Gobierno calificó todo esto de «anecdótico», aunque pidió ser «cuidadosos» a la hora de lanzar «insidias personales».