Quantcast

Ensalada piamontesa: ¿Cómo prepararla paso a paso?

La ensalada piamontesa es un platillo que le debe su nombre a su región de origen. Creada en Piamonte, Italia, y versionada en variantes más ligeras o complejas, se ha extendido alrededor del mundo, convirtiéndose en un clásico del que no te logras aburrir. La combinación de ingredientes suaves con el ligero toque de acidez, la convierten en un plato especial con carácter propio y con las ricas patatas que tanto nos gustan.

Ensalada piamontesa italiana tradicional

Ensalada piamontesa italiana tradicional

La ensalada piamontesa guarda mucha similitud con la rusa, y es otra de las ensaladas que no lleva lechuga, pero no es exactamente igual. Dentro de sus ingredientes se emplean huevos cocidos, pero si deseas puedes obviarlos y crear una versión más ligera. Igualmente puedes sustituir la mortadela de Bolonia por jamón cocido.

Ingredientes

  • 500 gramos de patatas
  • 3 tomates maduros
  • 250 gramos de mortadela de bolonia o jamón cocido
  • 8 pepinillos en vinagre
  • Mostaza de Dijon
  • Mayonesa casera o comprada
  • Perejil fresco
  • 3 huevos grandes
  • Pimienta
  • Sal

Modo de elaboración

Coloca las patatas enteras sin retirarles la piel en una olla cubierta con agua, y agrega un poco de sal. Déjalas en el fuego hasta que al pincharlas las notes blandas y suaves, luego retíralas y deja enfriar. De igual manera cuece los huevos durante diez minutos aproximadamente, hasta que estés duros.

Pela las patatas y córtalas en trozos más o menos uniformes, para cuidar la estética del platillo. Toma los pepinillos y córtalos en pequeños trozos al igual que los tomates. Corta la mortadela en cuadrados que tengan semejanza con los trozos de las patatas, y haz lo mismo con los huevos cocidos.

Es el momento de colocar en un bol grande todos los ingredientes cortados, y añadirles la mayonesa y uno o dos cucharadas de mostaza según sea tu gusto. Aprovecha para salpimentar y mézclalo todo. Para terminarla, espolvoréala de perejil finamente picado por encima y llévala a la nevera para que enfríe durante unas horas.

Prepara una variante sencilla de la ensalada piamontesa

Prepara una variante sencilla de la ensalada piamontesa
  • 4 patatas
  • 1 pimiento rojo
  • 1 tomate maduro
  • 250 gramos de jamón cocido
  • 4 pepinillos en vinagre
  • 1 lechuga
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
  • Mayonesa

Modo de elaboración

Cuece las patatas enteras en una cacerola hasta que se tornen blandas. Mientras tanto, lava los vegetales retirándoles muy bien la tierra que puedan tener. Toma el pimiento, córtalo y quítales el tallo y las semillas para que puedas cortarlo en cuadros pequeños. Haz lo mismo con el tomate, córtalo a la mitad, elimina el agua y divídelo en cuadros similares al pimiento.

Pela las patatas y córtalas en cubos, al igual que el jamón cocido. Corta los pepinillos en lonjas finas. Usa una ensaladera para mezclar todos los ingredientes y añadirles la mayonesa, la mostaza, la sal y la pimienta. Puedes usar la lechuga troceada para incorporarla a la ensalada o usar unas hojas como cama al momento de servir.

Prepara una versión más compleja de la ensalada piamontesa

Prepara una versión más compleja de la ensalada piamontesa
  • 250 gramos de patatas
  • 100 gramos de guisantes
  • 7 tomates cherry
  • 1 zanahoria
  • 4 huevos
  • 1 taza de pepinillos
  • 5 cucharadas de mayonesa
  • 1 cucharada de mostaza
  • 2 cucharadas de crema fresca
  • 1 cucharada de vinagre de vino tinto
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Perejil picado
  • Sal
  • Pimienta

Modo de Elaboración

Coloca los huevos en una cazuela con agua y cocínalos hasta que se endurezcan. De igual forma, pon las patatas y la zanahoria a hervir hasta que se ablanden. Pínchalas, para corroborar su estado y añade los guisantes previamente congelados en los últimos minutos de cocción. Una vez que hayas dejado enfriar todo, corta las patatas y zanahorias en trozos no tan pequeños y lo más homogéneo posible. Aprovecha también, para cortar en dos los tomates cherry.

Usa un bol pequeño y comienza a preparar una vinagreta con la mostaza, el aceite de oliva y el vinagre. Agrégale la sal y la pimienta a tu gusto y mézclalo bien. Entonces, une la vinagreta a la mayonesa, la crema fresca y los pepinillos cortados en pequeños trozos.

Por último, en una ensaladera grande coloca los ingredientes que tenías reservados, e intégralos con la mezcla de vinagreta y mayonesa. Rectifica la pimienta y la sal y termina espolvoreando perejil encima de la preparación, finamente picado para decorar. Refrigera antes de servir.

Prepara una ensalada piamontesa con queso provoleta

Prepara una ensalada piamontesa con queso provoleta
  • 2 tomates maduros
  • 1 rabanito
  • 1 rueda de queso provolone o provoleta
  • 10 aceitunas rellenas
  • 3 cucharadas de semillas de sésamo
  • Sal
  • Aceite de oliva

Modo de elaboración

Para empezar, se deben lavar y cortar en pequeños cubos los rabanitos y se hace lo mismo con el queso provoleta. Se llevan a la ensaladera y se reservan. Por otra parte, se pican los tomates asegurándose de eliminarles el agua y dejándolos en cubitos, luego se trocean las aceitunas en finas rodajas.

El último paso consiste en incorporar las semillas de sésamo, se rocía todo con un chorrito de aceite de oliva, se integra todo con una espátula y de ser necesario se añade un poco de sal al gusto. No necesitarás nada más.

¿Con qué acompañar la ensalada piamontesa?

¿Con qué acompañar la ensalada piamontesa?

La ensalada piamontesa es un platillo que se ofrece en frío, por lo que debes considerar su preparación unas horas antes de servirla. Es ideal siempre espolvorear encima un poco de perejil, para darle un toque de frescura y aportarle una decoración con la cual realzar sus atributos.

Es perfecta para degustar en los días cálidos, como un aperitivo o como un plato de entrada, en cuyo caso es recomendable ofrecer luego algo bastante ligero, para mantener a raya la ingesta calórica. Otra alternativa resulta al usarla como guarnición para acompañar carnes o servirla como cena y será más que suficiente. También, es relevante destacar lo permisivas que pueden ser sus variantes, con lo que puedes jugar para convertirlo en un plato que encante a todos.