Quantcast

Condenado en Almería por maltratar a su novia, a quien amenazaba con una katana

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la condena a dos años y once meses de cárcel impuesta a un joven por maltratar de forma habitual a su novia, a quien causó lesiones en una paliza que la obligaron a «estar días sin ir a su casa familiar para que sus padres no viesen» cómo tenía la cara y quien llegó a poner «una katana en el cuello».

El Alto Tribunal andaluza resuelve no admitir a trámite el recurso de casación interpuesto por la defensa y confirma en todos sus pronunciamientos la sentencia de la Audiencia Provincial de Almería que le consideró autor de un delito de malos tratos habituales, otro delito de maltrato concreto en el ámbito de la violencia contra la mujer y un tercero de amenazas.

La sentencia, consultada por Europa Press, indica que el joven, desde que comenzó la relación de noviazgo en 2015 tras pedir en matrimonio a la víctima a sus padres, controló a la joven tanto en el horario como «en con quién se relacionaba» y, en ocasiones, la golpeó y le dijo frases como que «si le denunciaba iba a dejarla muerta en vida, en una silla de ruedas, para que sintiese miedo».

Relata que, unos meses después de iniciarse la relación, cuando ambos «volvían de la Feria de Almería» y en las inmediaciones del domicilio de él, se «inició una discusión que terminó con un puñetazo que el procesado propinó en la cara de la joven».

A continuación, según detalla, «la tiró al suelo y la arrastró hasta introducirla en su casa, la llevó al dormitorio y continuó golpeándola en el rostro y en todo el cuerpo, dándole patadas y puñetazos mientras la desnudada», paliza que ceso cuando llegó su compañero de piso.

La sentencia señala que la víctima «permaneció unos días sin ir a su casa familiar para que lo le viesen la cara golpeada» aunque el padre declaró en juicio que cuando llegó «tenía la cara aún totalmente hinchada».

La relación cesó después cuando, estando ambos en el domicilio del agresor, cogió a la joven «fuertemente del cuello y la dejó caer, quedándose ella en el suelo conmocionada». Cuando despertó de la conmoción, le puso además «una katana en el cuello a la vez que le decía que un día de estos la iba a matar».

Según informe de la Unidad de Valoración Integral de Víctimas de Violencia de Género, como consecuencia de estos hechos, la víctima presenta una sintomatología ansiosa-depresiva, clínicamente significativa, con síntomas también significativos de trastorno de estrés postraumático.

Al margen de la pena privativa de libertad, el condenado no podrá acercarse a su ex novia a menos de 500 metros ni comunicarse con ella por ningún medio durante nueve años e indemnizarla con 6.000 euros.

El teléfono 016 es el número de información y asesoramiento jurídico para las víctimas de violencia machista y su entorno. Funciona las 24 horas, es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica, aunque puede quedar registrado en ciertos terminales. Las personas con discapacidad auditiva o del habla pueden contactar por mensaje de texto en el número 900116016.