Quantcast

El aceite de orujo de oliva mejora la calidad nutricional de los alimentos fritos

Los componentes beneficiosos para la salud presentes en el aceite de orujo de oliva resisten a la fritura y se transfieren a los alimentos fritos mejorando su calidad nutricional. Así lo pone de manifiesto un estudio realizado por el Instituto de la Grasa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IG-CSIC) y promovido por la Interprofesional del Aceite de Orujo de Oliva.

El estudio ha llevado a cabo una caracterización completa de los compuestos bioactivos del Aceite de Orujo de Oliva para comprobar su estabilidad térmica y su transferencia a los alimentos fritos. Los resultados posicionan al aceite de orujo de oliva como uno de los aceites básicos de nuestra cocina.

Desde su creación en 2015, ORIVA ha promovido seis investigaciones en colaboración con el CSIC con el objetivo de explorar las propiedades saludables y culinarias de este aceite. Además de este estudio, en 2021 se prevé la finalización de otras dos investigaciones que se centrarán en la salud cardiovascular y en la prevención del alzhéimer.