Quantcast

Planas aborda con la flota pesquera la situación del mar Mediterráneo

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se ha reunido este martes por videoconferencia con representantes de la flota pesquera del Mediterráneo con quienes ha analizado los resultados del Consejo de Ministros de la Unión Europea del pasado mes de diciembre, su puesta en práctica, así como las perspectivas de futuro para este sector.

En concreto, el titular del ramo ha señalado que el estado de los recursos demersales en el Mediterráneo exige “la puesta en marcha de medidas urgentes, que sean proporcionadas, bien diseñadas y equilibradas” para que sean eficaces. “Debemos hacer un gran esfuerzo y trabajar unidos para asegurar la sostenibilidad pesquera en el Mediterráneo”, ha indicado.

Planas ha asegurado que para ello hay que hacer un uso equilibrado de todas las herramientas disponibles de manera proporcional y que, además del régimen de esfuerzo y las vedas temporales, es necesario avanzar en mejorar la selectividad de los artes de pesca para asegurar la sostenibilidad pesquera en el mar Mediterráneo.

Durante la reunión, el ministro ha señalado que el acuerdo alcanzado en el Consejo de Ministros para la reducción de los días de esfuerzo en el Mediterráneo para 2021 es “equilibrado”, sobre todo teniendo en cuenta el drástico recorte del 15% planteado inicialmente por la Comisión.

Agricultura ha recordado que España llevó a cabo una intensa labor negociadora que ha permitido reducir a la mitad la propuesta inicial presentada por Bruselas.

De cara a este año, Planas ha informado a la flota de que, a petición de España, se podrán utilizar días de costera mixta en la pesquería de profundidad (gamba roja) y viceversa. “En la asignación de los días de pesca daremos la mejor respuesta al patrón real de actividad de los buques”, ha subrayado.

El ministro ha apuntado que, para poder avanzar durante este año en el cumplimiento de los compromisos alcanzados con la Comisión en los plazos previstos, se llevarán a cabo reuniones técnicas con los principales institutos científicos y el sector pesquero, para estudiar la puesta en marcha, tanto de las nuevas vedas como de las medidas técnicas de mejora de la selectividad.

Planas ha recalcado que el compromiso de España en la mejora del estado de las pesquerías del Mediterráneo es “firme y decidido”, para lograr la sostenibilidad de la pesca desde los puntos de vista económico, social y ambiental.

EL SECTOR CREE QUE BRUSELAS ES “INSENSIBLE” CON LOS PESCADORES

Por su parte, el sector pesquero español ha transmitido a Planas su “frustración” tras los acuerdos adoptados en el pasado Consejo de Pesca y ha advertido de que tales medidas ponen en “serio peligro” el mantenimiento del equilibrio social y económico en el Mediterráneo español.

En la reunión han estado presentes representantes de la Confederación Española de Pesca (Cepesca), de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores, de la Federación de Cofradías de Pescadores de Andalucía, de la Federación de Cofradías de Pescadores de Murcia, de la Interfederativa de Cofradías de Pescadores de la Comunidad Valenciana, de la Federación Catalana de Cofradías, de la Federación Balear de Cofradías de Pescadores, de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras (Faape) y del Consejo Asesor del Mediterráneo (Medac).

El sector, que ha transmitido a Planas que Bruselas sigue mostrándose “insensible con los pescadores y desprecia su conocimiento” sobre la situación de este mar, considera, además, que se está desarrollando una política “muy acelerada” en la aplicación del Reglamento y que solo tiene en cuenta el aspecto medioambiental eludiendo los pilares económico y social.

El sector ha recordado al titular del ramo que disponía del compromiso del Gobierno para una aplicación no traumática para los pescadores, de tal forma que les permitiera alcanzar el rendimiento máximo sostenible (RMS) en 2025, sin la necesidad de cierre de empresas, amarre definitivo de barcos y la destrucción de puestos de trabajo.

De hecho, al margen de la desaparición de un 40% de la flota pesquera en la última década, la situación puede tener un impacto social drástico sobre 587 barcos y 3.600 empleos directos, además de producir una caída de la oferta de las lonjas que conllevará aparejada otra del número de compradores y que afectará a la flota artesanal, al no poder comercializar sus capturas.

Los pescadores han hecho saber a Planas la necesidad de actualizar los resultados de la evaluación de la implantación del reglamento en el periodo 2020/2021 y tener en cuenta que casi en la totalidad del Mediterráneo se van a realizar dos meses de parada temporal durante este año, lo que se traduce en reducción de esfuerzo pesquero, “aunque la Comisión no lo valore de igual manera”.

Por último, la flota pesquera ha vuelto a recordar a Planas que solo se hace responsable a la actividad pesquera de la situación de las poblaciones de peces en el Mediterráneo, sin considerar las amenazas de la contaminación, la presión demográfica costera, el cambio climático, la falta de depuración de las aguas o la presencia progresiva de especies invasoras.