Quantcast

Vacuna de Pfizer: esto es lo que contiene de verdad (y lo que hará en tu cuerpo)

Tras muchos meses de esfuerzo, de investigación y de incertidumbre, al fin está aquí. La vacuna desarrollada por el laboratorio estadounidense Pfizer está ya rumbo a España desde Bélgica. Según ha indicado el Ministerio de Sanidad, ya este próximo lunes empezarán a aplicarse las primeras dosis. Irán destinadas primero al personal sanitario y a los mayores que viven en residencias. No es que con la vacuna vayamos a frenar de forma inmediata la expansión de la pandemia. Pero lo cierto es que es el recurso más importante con el que contamos para defendernos del virus.

Pese a las suspicacias iniciales, y según datos que conocimos hace pocos días, un 40% de los españoles está dispuesto a ponerse la vacuna contra el covid-19. Las autoridades sanitarias han repetido en numerosas ocasiones que la vacunación no será en ningún caso obligatoria. Además, numerosos expertos han insistido en la necesidad de ser transparentes en todo momento para generar confianza entre la ciudadanía y conseguir un porcentaje elevado de población vacunada. Aquí resumimos la información básica sobre el contenido de la vacuna de Pfizer y sus efectos en el organismo.

Así funciona la vacuna

vacuna

La vacuna de Pfizer contra el coronavirus funciona del mismo modo que el resto de vacunas que existen contra cualquier otra enfermedad. Se trata de una sustancia diseñada para enseñarle a nuestro inmune a combatir y repeler el coronavirus. Esta vacuna, en concreto, se conoce como una vacuna del tipo ARN, pues incluye en su composición un pequeño fragmento del código genético del virus que sirve para desactivarlo.

Una vez que este código se introduce en el organismo, al sistema inmune le saltan las alarmas. Y lo que hace, entonces, es empezar a atacar a ese agente invasor para neutralizar su efecto. La propia Pfizer se lo explicaba a la prensa de este modo: “Una vez que el ARNm de una vacuna está dentro de las células del cuerpo, las células siguen las instrucciones para producir las proteínas o los antígenos, que luego pueden mostrarse en la superficie celular y ser reconocidos por el sistema inmunológico del individuo vacunado, lo que genera una respuesta inmune al antígeno de la vacuna”.