Quantcast

Qué es el IVA devengado

Muchas veces tenemos impuestos del Estado que no sabemos exactamente qué son ni cómo funcionan. En el caso del IVA, el Impuesto sobre el valor Añadido, es un tributo indirecto sobre el consumo. Esto quiere decir que grava todas las operaciones comerciales dentro de la ley del IVA como productos y servicios entre empresas y profesionales, adquisiciones intracomunitarias e importaciones de bienes. Se aplica en todo el territorio nacional excluyendo las excepciones. Ahora bien, dentro del IVA general, es importante diferenciar conceptos como el IVA devengado o repercutido ya que afectará directamente a tu actividad.

Se trata de la parte del impuesto que cualquier profesional independiente, autónomo o empresa cobra a sus clientes incluyéndolo en la factura que les emite. Esto quiere decir que todos los autónomos y empresarios de este país están obligados a recaudar el IVA para posteriormente ingresarlo en las arcas de Hacienda a través de su declaración trimestral del IVA que se hace con el Modelo 303.

¿Cómo se aplica el IVA devengado en una factura?

Factura

Teniendo esto en cuenta, el papel que juegan los autónomos y empresas es el de mero recaudador o intermediario entre la Agencia Tributaria y el consumidor final pero asumirá toda la responsabilidad.

Cuando una empresa o autónomo emite una factura por un producto o servicio prestado debe de repercutir también el IVA sobre su cliente. Recuerda que como empresa serás el obligado tributario en la recaudación de este impuesto.

¿Qué debes incluir en la factura?

Qué es el IVA devengado

Lo primero que tienes que saber qué tipo de IVA tienes que soportar en función de tu actividad. En España, hay tres posibilidades que son las siguientes: 21%, 10% y 4%. El importe de la base imponible del producto vendido o el servicio prestado sobre la que se aplicará el porcentaje.

La cuota tributaria que será la cantidad de impuesto que debes sumar a la base imponible y el cliente deberá hacer efectiva. Ya ves que son tres posibilidades con varias diferencias en lo que respecta a los porcentajes por lo que que se aplique uno u otro, dará un cambio notable en el precio final del producto o servicio.

Modelo 303: Declaración Trimestral del IVA

Factura

Como empresa o autónomos será necesario que hagas cuentas con Hacienda cada trimestre. En lo que respecta a la recaudación del IVA, es necesario presentar la declaración trimestral a través del modelo 303.

En este modelo se deberá reflejar todo el IVA que se ha recaudado como obligado tributario en las facturas emitidas. Y dentro de él, hay que incluir el tipo de IVA que se ha aplicado, la base imponible y la cuota tributaria.

IVA devengado o soportado, la diferencia

Qué es el IVA devengado

El IVA soportado es la otra parte de ese impuesto general. Esto ocurre cuando como autónomo o empresario te conviertes en clientes finales y eres tú el que tienes que pagar este impuesto en las facturas que recibes de otros.

La ley del IVA dice que se puede equilibrar el IVA que se soporta con el IVA que se deduce siempre y cuando la compra del bien de consumo o servicio esté asociado a nuestra actividad empresarial. Si por ejemplo en un mismo trimestre como negocio has realizado una venta por 100€ + IVA (repercutido) y hemos comprado un equipo informático por 50€ + IVA (soportado) a la hora de presentar el modelo 303 podrás equilibrar ambos importes.

IVA devengado en empresas

Qué es el IVA devengado

Muchas son las empresas y profesionales independientes que apuestan por programas de facturación para facilitar sus gestiones administrativas, optimizar tiempo y liberar su día a día de pesadas cargas burocráticas.

Dichos softwares incluyen plantillas para crear facturas que ya incorporan el IVA devengado o repercutido de tal forma que su cálculo sea el correcto y se cumplan todos los requisitos legales que tiene que cumplir cualquier factura. Es mucho más fácil y rápido que las nuevas tecnologías te ayuden a calcular y a aplicar estos porcentajes. De esta manera, no perderás prácticamente tiempo en hacerlo.

Empresa como recaudadora

Qué es el IVA devengado

Un error de apreciación muy común hace que muchas compañías consideren el IVA devengado como parte de los ingresos, cuando en realidad esta cuantía no va a parar a la empresa, sino al Estado, como hemos dicho anteriormente. De hecho, la sociedad sólo ejerce de intermediario o recaudador del impuesto, que después debe enviar a Hacienda en función del resultado de la declaración trimestral de IVA tras restar el IVA soportado.

En cierto sentido es como si la Agencia Tributaria dejase que las empresas disfrutasen de un dinero por adelantado a cambio de encargarse de recaudarlo y de gestionar después su devolución. En principio, se trata de una situación ventajosa para el Estado, que se ahorra parte de los costes de tener que recaudar directamente el impuesto y para la empresa, que recibe el capital del IVA adelantado y puede obtener rendimiento por el mismo. Por lo que ya has visto qué es y en qué consiste el IVA devengado, de qué manera se recauda y hacia dónde va ese dinero.