Quantcast

Cómo quitar el arsénico al arroz sin perder nutrientes

El arroz es uno de los platos más sencillos, nutritivos y recurrentes en las dietas de todo el mundo. Es un ingrediente limpio, que pega con muchas comidas, fácil de hacer y además es sano. Y es que el arroz por sí mismo, y cocinado de la forma adecuada, no tiene más que ventajas y beneficios para nuestro organismo. No obstante, puede surgir un problema si se prepara el ingrediente en cuestión de una forma determinada. Y es que al cocinar arroz, y en caso de que se nos queme en la olla, puede aparecer una sustancia tóxica y cancerígena como es el arsénico.

Es cierto que el arsénico aparece en el arroz al quemarse en cantidades muy pequeñas, casi despreciables. Y, además, no tiene por qué surgir si no se nos quema. Pero pensemos que, a lo largo de nuestra vida, podemos cocinar y comer arroz varios cientos de veces. Por eso, esas minúsculas cantidades de arsénico, tomadas en repetidas ocasiones, acaban convirtiéndose en algo significativo y que puede acarrearnos problemas para la salud. Aquí va la forma adecuada de cocinar arroz evitando el peligro de que aparezcan sustancias cancerígenas.

Un problema de salud pública

arroz

Los investigadores han concluido que los bebés de menos de un año no deberían ingerir más de 20 gramos diarios de ninguno de los 28 alimentos con más arsénico del debido. El arroz, han descubierto, tiende a presentar hasta diez veces más arsénico que otros cereales. Especialmente peligroso es la cuestión en el caso del arroz marrón, que suele presentar unos índices de arsénicos muy superiores a los del arroz blanco. Ello se debe, explican, al proceso de tratamiento que siguen ambos arroces una vez recolectados. 

Los investigadores y autores del estudio esperan que sus descubrimientos contribuyan a poner este tema en el centro del debate sobre la salud pública. Creen que deberían haber más conciencia al respecto, sobre todo cuando se trata de la alimentación de los niños. “Para los consumidores esta es una noticia excelente”, explica el doctor Manoj Menion, uno de los autores del estudio. “El método de cocinado que explicamos elimina todo el arsénico del arroz al mismo tiempo que conserva los nutrientes”.