Quantcast

Para que los peques disfruten de su libertad, Opel lanza una bici sin pedales y el correpasillos Little Adam

Ahora que llegado el momento de que los más pequeños puedan desfogarse por fin, tras varias semanas encerrados entre cuatro paredes, Opel ofrece la forma más divertida y segura de que disfruten de su reencuentro con el sol y el aire libre. Para ello, ha lanzado la bicicleta de entrenamiento ‘Laufrad’, diseñada con el mismo mimo y cuidado que Opel dedica a todos sus vehículos, concebida por los ingenieros de la firma alemana, para que tanto los niños como las niñas a partir de tres años, descubran la emoción de la velocidad, mientras dominan su equilibrio sobre dos ruedas. Este atractivo ingenio sin pedales, es la perfecta transición entre el triciclo y la bicicleta, que les permitirá sentir el viento en su rostro y maximizar la sensación de libertad que les ofrece dejar atrás, aunque sea un ratito al día, el confinamiento.

Esta bici sin pedales, ‘Laufrad’, está realizada en madera y decorada con los colores de Opel y con su reconocible logotipo. Dispone de un asiento regulable en altura, que permitirá a los pequeños recorrer los alrededores de casa en la posición más cómoda. Además, los asideros de goma en el manillar, son ergonómicos y, también, aseguran una sujeción segura. No obstante, los diseñadores de Opel, no sólo se han ocupado de estas prestaciones relativas a la comodidad y seguridad de los hijos, sino que también han atendido otras cuestiones prácticas para los padres, como la facilidad de transporte cuando el “intrépido piloto” decida que es la hora de explorar a pie, ya que está equipada, con un asa entre el asiento y el manillar, para que se pueda llevar de un lugar a otro con total comodidad.

Pero, no solo la bici sin pedales ofrece Opel a los más pequeños. También está el nuevo Little Adam para niños de uno a cuatro años, un correpasillos que es una copia infantilizada del mítico modelo Adam de Opel. Dispone de unas llantas de diseño boomerang, con neumáticos de bajo ruido, diseñados para convertir los ‘rallies’ por el pasillo de casa, en una experiencia casi silenciosa, sólo alterada por las risas del propio bebé.

Además, a la réplica original del pequeño modelo urbano de Opel, se suman dos versiones tuneadas, como vehículo de policía y como coche de bomberos, que le ayudarán a desarrollar su imaginación inventando mil aventuras. Así que a divertirse y, mucho más, los pequeños que usen estos juguetes de movilidad de Opel.