Quantcast

Análisis Ghostbusters: The Video Game Remastered – Los Cazafantasmas originales están de vuelta

Cuando se cumplen 10 años del lanzamiento de Ghostbusters: The Video Game para la anterior generación, Saber Interactive y Koch Media lanzan una remasterización del juego para las consolas actuales en donde volveremos a encarnar a los Cazafantasmas originales con sus voces en inglés incluídas.

Quizás este juego de Cazafantasmas no fue el mejor de todos los que hay y se queda por detrás de, por ejemplo, aquel Ghostbusters 2 de Game Boy y Nintendo, pero aún así, se nota el cariño por la serie y la implicación que tuvieron los actores principales en el desarrollo de este producto. En esta entrega, que transcurre un tiempo después de la segunda película original con los actores varones (todavía era impensable que sacaran un film protagonizado con chicas), tomamos el papel del nuevo recluta Cazafantasmas que viene a ocupar el papel de Winston, el actor negro.

Acompañaremos a los archiconocidos Peter Venkman, protagonizado por Bill Murray, Ray Stantz, encarnado por Dan Aykroyd y al doctor Egon Spengler, interpretado por el actor ya fallecido Harold Ramis. Junto a ellos volveremos a visitar algunos de los lugares de las películas originales y otros escenarios nuevos en busca de acabar con los fantasmas que están aterrorizando la ciudad de Nueva York.

Nuestro arma vuelve a ser el rayo de protones con el que tendremos que debilitar a los espectros para, posteriormente, capturarlos, aturdirlos dándoles golpes contra la pared y meterlos en las famosas trampas de suelo. El modo de combate sigue estando tal cual era con sus aciertos y sus fallos. Sus aciertos eran lo divertidas que eran las cacerías, el intentar atrapar a los fantasmas sin que nos mataran y el intentar hacer el ver el contador de dinero por los daños causados, que paga con gusto el ayuntamiento de la ciudad. En la parte menos buena tenemos que era algo complicado el hacerse con el sistema y el manejo debido a que a veces no acertábamos con los rayos, el sistema de esquiva no está muy pulido, además nuestros compañeros no eran muy hábiles y rápidamente estaban derribados, con lo que nos toca estar reviviéndoles. Todo ello mientras disparamos, estamos pendientes de que no se sobrecaliente el rayo y estamos enfriándolo y acertamos a meter a los fantasmas dentro de la trampa de suelo, que no siempre era fácil.

No todo es luchas y combates, también deberemos ir explorando los escenarios con el escáner psicoquinético, el aparatito con dos antenas que se iban levantando a medida que nos acercábamos a las entidades errantes. Con ello podremos detectar dónde se encuentran los enemigos e incluso encontrar a algunos fantasmas traviesos que se meten dentro de objetos para evitar ser cazados. No hay nada que se nos resista con este escáner.

Además a medida que vamos capturando fantasmas, conseguimos dinero, con este dinero podremos mejorar el equipo y nuestras habilidades para ser más eficientes y efectivos. Por ejemplo podremos recudir el retroceso del rayo de descarga, que realmente no es complicado de manejar pero que si le metemos esta mejora, aún será más sencillo el apuntar y que no se nos vaya el rayo. También podremos mejorar la exploración del escáner para que sea más potente, podremos comprar trampas rápidas para capturar a los fantasmas sin tener que estar manteniéndolos durante un tiempo en el rayo captor de la trampa de tierra, y más mejoras que iréis viendo por vosotros mismos.

Otro punto de la exploración de mapas es la de conseguir artefactos distintos, tan solo son coleccionables que aumentan un poco la profundidad del juego. Por supuesto que no nos olvidamos del escáner y la guía de espíritus. A cada fantasma que encontremos es bueno que lo analicemos para completar esta guía y saber los ataques, las debilidades y fortalezas de cada fantasma, así pues encontraremos su categoría y tipo de fantasma, sus comportamientos en ataque, debilidades, duración de aturdimiento y resistencia a las trampas así como un texto, breve historia, sobre el fantasma que resulta interesante leerla.

Gráficamente si que se nota la remasterización y a pesar de que el juego tiene 10 años, luce bastante bien y han hecho un gran trabajo para que se mantenga fresco tanto en modelados de personajes como de escenarios y enemigos. Ghostbusters: The Video Game Remastered mantiene en pantalla una fluidez a prueba de bajadas de frames a pesar de todos los elementos en pantalla, la destrucción y las luces de los rayos de Protones.

En cuanto al sonido si que tenemos que decir que el juego original venía doblado al español y esta remasterización no tiene ese doblaje. Koch Media ya ha afirmado que se perdieron los archivos originales de todos los doblajes y que solo quedó el inglés. Realmente a nosotros no nos molesta porque es un placer escuchar las voces de los actores originales de la saga y que con los subtítulos, el juego se comprende a la perfección. Magnífico trabajo también tanto en la banda sonora original con muchos componentes melódicos de las películas así como los efectos de sonido.

Ghostbusters The Video Game Remastered es una de las experiencias más cercanas a sentirte como un cazafantasmas sin tener que lidiar con espíritus en la realidad. A pesar de la década que ha pasado desde el lanzamiento original y que a veces es algo caótico el combate, el juego se mantiene en buena forma y sin duda es la opción que elegiríamos para ponernos el mono de Cazafantasmas y ponernos junto a Peter, Ray y Egon a atrapar a los ectoplasmas, Moquete incluido. La saga de películas es una de las más icónicas de los años 90 y sin duda este juego es un homenaje completo a ellas. Juego imprescindible para todo fan de la saga.