Quantcast

La razón por la que no volverás a usar bastoncillos del oído

Cuando efectúas la limpieza auricular de este modo, tapas los oídos con la presión que se hace de empujar la cera, metiendo otro tipo de bacterias, suciedad o polvo que se aloja en la entrada de pabellones auditivos. 

Si bien es cierto puedes limpiar tus oídos con otro tipo de artículos que venden en el supermercado o farmacia lo que tienes que es evitar introducirlo muy dentro para que toda la suciedad no se meta hasta el interior de tu oído causándote infecciones severas.

Parece mentira pero la cera que tienes en tus oídos no solo es suciedad también te protege de bacterias y microorganismos que están a su alrededor, evitando que se introduzcan en tus oídos, por ello es necesario que cuando te hagas un lavado de oídos sea únicamente cuando la cera es demasiada y ya no te deja oír con claridad.

En este vídeo se muestra la correcta limpieza que se debe de hacer en los oídos, para evitar hacerles daño.