Quantcast

Personas que han perdido apuestas realmente estúpidas

Las apuestas realmente estúpidas es meramente pensadas como algo posible, por el hecho de que el ser humano es algo loco. Ya sea, por exigirse a uno mismo retos totalmente absurdos o demás. No todo corre por la senda de apostarle al equipo favorito en particular.

Si bien el deporte es la primera opción en apuestas, no es el único motivo por poner en juego los ahorros. Sin embargo, como no es de otra forma, actualmente no hay otro foco que no sea un deporte mayoritario.

¿De seguro una victoria segura?

10 personas que han perdido apuestas realmente estúpidas

Horatio Bottomley fue un hombre de negocios que siempre se las rebuscaba para lograr hacerse con amplias sumas de dinero, a veces eran un fiasco y en otras acertaba. Una vez, se le ocurrió comprar unos seis caballos de carrera y, al hablar con los Jockeys, arregló que culminara la misma de cierta manera. Más allá de que no existe una forma de hacer apuestas ganadoras, pensó como visionario.

La desventaja radica en que Londres es especial por su forma de aparecer y desaparecer niebla, como si se tratara de algo muy especial o mágico. Eso resultó pasar, por lo que no pudo lograr dictaminarse los ganadores y Horatio se tuvo que conformar con la pérdida total de su dinero.