Quantcast

UP pide al Gobierno datos de perros de caza maltratados y que retire su «lamentable» enmienda a la ley de bienestar

Unidas Podemos ha registrado una pregunta parlamentaria en la que pide al Gobierno los datos del número de perros de caza maltratados y abandonados cada año en España e insta al grupo socialista en el Congreso de los Diputados a retirar su «lamentable» e «injustificable» enmienda presentada esta semana al proyecto de Ley de Protección, Derechos y Bienestar Animal para excluir de esta futura norma a los perros de caza y animales que se usen en actividades humanas.

El coordinador de Alianza Verde y diputado de Unidas Podemos, Juantxo López de Uralde, ha pedido al PSOE que retire esa enmienda y expone un caso de maltrato en Álava por el que Ertzaintza ha abierto diligencias, en calidad de investigados, a dos propietarios de seis perros de caza que se encontraban en una finca rural del municipio de Peñacerrada, tras constatar la policía vasca el estado de desatención a los animales.

Para López de Uralde, el hecho coincide con la enmienda registrada por el PSOE a la ley de bienestar animal para excluir a los perros de caza, rehalas y auxiliares de caza de la protección que les otorgaría esta ley y critica los argumentos esgrimidos por el grupo parlamentario que justifican la enmienda para «evitar las malintencionadas interpretaciones» que algunos hacen de la norma para predisponer «en contra del Gobierno a buena parte del sector de actividad cinegética y del medio rural».

Además de solicitar los datos de maltrato y abandono también quiere que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación valore la exclusión de los perros de caza de una normativa que tiene como objetivo proteger a todos los animales.

Uralde califica de «injustificable» la posición socialista y considera que «no se entiende que el lobby de la caza haya encontrado un aliado tan fácilmente en un partido que debería defender a todos los animales».

Por ello, insiste en defender el proyecto de ley de bienestar animal que ha iniciado su tramitación parlamentaria y pide trabajar para mejorarla pero «nunca para rebajarla» en contra de la protección y defensa de los animales, que es lo que buscan las derechas y el lobby de la caza».