Quantcast

Compromís pide al Gobierno que se sume al tratado de prohibición de armas nucleares

Compromís ha presentado una propuesta en las Cortes valencianas para que el Ejecutivo autonómico del que forman parte inste al Gobierno a adherirse a la firma y ratificación del tratado sobre la prohibición de las armas nucleares (TPAN), además de tener un papel activo en el ámbito de los foros internacionales y exigir el cumplimiento por parte de los países que cuentan con armas nucleares para que dejen de desarrollarlas, probarlas, poseerlas, albergarlas, utilizarlas o amenazar con su uso.

«Actualmente existen en el mundo más de 13.000 bombas nucleares con mayor capacidad de impacto que las lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki el 6 y el 9 de agosto de 1945, respectivamente. Y ahora, 76 años después de estos terribles bombardeos, desde el 22 de enero de este año tenemos en vigor el tratado de la ONU que prohíbe las armas nucleares. Pero el Gobierno español no lo ha ratificado, así como tampoco Estados Unidos, China, Francia, Alemania, Reino Unido, Turquía o Rusia», advierte en un comunicado su portavoz en la comisión de Derechos Humanos del parlamento valenciano.

Este tratado, que declara ilegal desarrollar, probar, poseer, albergar, utilizar o amenazar con el uso de armas nucleares, fue adoptado en 2017 por dos tercios de los estados miembros de la ONU. Establece la obligación de proporcionar atención médica, rehabilitación y apoyo psicológico a las víctimas de armas nucleares, además de exigir a los países adheridos la restauración de las zonas afectadas.

Para la coalición, España tiene ahora la oportunidad de situarse en el mapa de los estados que trabajan por la paz, por lo que emplaza al Gobierno de Pedro Sánchez que firme el TPAN para declarar ilegal cualquier aspecto relacionado con las armas nucleares y su utilización.

También destaca que, en el ámbito local, hace décadas que crece una plataforma de rechazo, concienciación y acción política conectada a nivel internacional: la iniciativa Mayors for Peace (Alcaldes por la Paz). Liderada por los alcaldes de Hiroshima y Nagasaki y con el apoyo del Parlamento Europeo, es una red para la prohibición de las armas nucleares y a favor de la paz. Ciudades de todo el mundo, miembros de esta red, han expresado formalmente su apoyo al programa para promover la solidaridad entre las ciudades en relación con la abolición total de las armas nucleares.

En esta línea, Compromís propone que se declare el territorio valenciano como zona libre de armas nucleares y que el gobierno del Botànic –donde está integrado junto a PSPV y Unides Podem– impulse y acompañe las adhesiones de los municipios valencianos a la red de alcaldes por la paz, además de colaborar con los ayuntamientos para la promoción y difusión de las actividades realizadas dentro de la red.

Otra de sus peticiones es que la Generalitat explore todos los mecanismos de colaboración que permiten trabajar la cultura de la paz y la no violencia entre la administración valenciana y las locales de la Comunitat, así como los instrumentos de cooperación en el mismo ámbito entre el gobierno autonómico y las administraciones de otras comunidades y la Administración General del Estado.