Quantcast

Qué es la agorafobia

La agorafobia es un miedo al mundo exterior y es la forma más común de trastorno de ansiedad. Un paciente que padece este trastorno tiene miedo de situaciones de las que no puede escapar o incluso cree que está perdiendo el control de sí mismo.

Los síntomas “vergonzosos” como mareos, náuseas o pérdida del control de la vejiga se perciben como factores que causan miedo.

Las situaciones que despiertan estos miedos se evitan cada vez más y los miedos se trasladan a entornos que antes no disparaban sentimientos de miedo. Surge el llamado miedo al miedo.

¿QUÉ ES LA AGORAFOBIA?

La agorafobia es un trastorno de ansiedad. Al igual que con otras fobias (por ejemplo, fobia dental, miedo a volar), las personas con agorafobia sufren de miedos inapropiados que se producen en determinadas situaciones objetivamente inofensivas.

Las personas con agorafobia temen situaciones o lugares de los que se supone que no pueden escapar o de los que temen no recibir ayuda en caso de emergencia.

Tales situaciones pueden ser, por ejemplo, estar en lugares públicos, en multitudes o en transporte público, pero todos los demás lugares fuera de su propia casa también pueden dar miedo. Los afectados temen entrar en pánico, avergonzarse o perder el control.

Por ejemplo, algunos temen marearse y no poder escapar de la situación o que nadie pueda ayudarlos. Otras preocupaciones pueden incluir tener un ataque cardíaco o diarrea.

SITUACIONES DESENCADENANTES

Las situaciones se perciben como amenazantes de las que el fóbico no puede escapar fácilmente, por ejemplo, una cola en el supermercado, un viaje en tren, un ascensor.

Las situaciones típicas que pueden desencadenar el miedo son estar en espacios abiertos, en multitudes, en grandes almacenes, mientras conduce un automóvil y cuando está lejos de casa.

VIDAS ATERRADORAS

Cada persona fóbica experimenta su miedo de diferentes maneras. Algunos pueden hacer cola sin ningún problema, pero no pueden cubrir largas distancias en automóvil solo.

En algunos casos la agorafobia es tan pronunciada que la persona afectada ya no puede salir de casa, lo que conlleva una restricción cada vez mayor de su libertad de movimiento y por supuesto de su vida diaria.

SÍNTOMAS

Los siguientes síntomas se describen a menudo en relación con la agorafobia:

  • Sudores
  • Disnea
  • Taquicardia
  • Mareos o incluso desmayos
  • Un dolor de cabeza
  • Náusea
  • Malestar estomacal

TERAPIAS

El tratamiento de la agorafobia es posible mediante psicoterapia y / o con una combinación de medicamentos.

Qué es la agorafobia
Qué es la agorafobia

LA AGORAFOBIA Y LA CLAUSTROFOBIA NO SON LO MISMO

La agorafobia también se conoce como claustrofobia. La palabra ágora proviene del griego y significa mercado. Muchas personas entienden que la claustrofobia significa miedo en espacios cerrados y estrechos, como en un ascensor.

Sin embargo, esta forma particular de fobia se llama claustrofobia, mientras que la claustrofobia se refiere al miedo a los espacios abiertos.

No obstante, la claustrofobia no es lo mismo que la agorafobia: los agorafóbicos no solo temen a los espacios abiertos, sino que también pueden temer otras situaciones y lugares fuera de su entorno habitual.

La agorafobia a menudo coexiste con el trastorno de pánico. El agorafóbico también sufre de ataques de pánico repentinos, que pueden estar asociados con síntomas como náuseas, palpitaciones, sensación de desmayo y miedo a la muerte.

DIAGNÓSTICO

Evaluación médica basada en criterios específicos

Los médicos diagnostican la agorafobia si el miedo, la ansiedad o la evitación persisten durante al menos 6 meses y afectan al menos dos de las siguientes situaciones:

  • Para utilizar el transporte público
  • Estar en espacios abiertos como un parque o una plaza del mercado.
  • Estar en un área cerrada como una tienda o un teatro
  • De pie en una fila o en medio de una multitud
  • Estar solo fuera de casa

Los temores deben incluir preocupaciones de que escapar puede ser difícil o que no habrá ayuda disponible si los afectados entran en pánico o no pueden actuar.

Además, se deben cumplir todos los criterios siguientes:

  • Los síntomas casi siempre se desencadenan por las mismas situaciones.
  • Los afectados cambian su comportamiento para evitar la situación o necesitan que alguien los acompañe para sobrellevarla
  • Los síntomas no son proporcionales al riesgo real
  • Los síntomas causan un sufrimiento considerable o deterioran considerablemente la funcionalidad.
  • Los síntomas no son causados ​​por otro trastorno mental, como la fobia social, o una afección médica general, como la enfermedad inflamatoria intestinal.

TRATAMIENTO

  • Terapia de exposición
  • Terapia de conducta cognitiva
  • Antidepresivos poco frecuentes denominados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

La agorafobia no tratada puede aumentar, disminuir e incluso desaparecer en fuerza, posiblemente porque las personas usan su propio tipo de terapia de exposición y se exponen repetidamente a situaciones que les causan miedo hasta que el miedo desaparece.

Otros ya no se quejan de síntomas de agorafobia porque han aprendido a evitar situaciones (como aviones o multitudes) que desencadenan su ansiedad. Sin embargo, evitar situaciones puede limitar gravemente la vida de los afectados.

Dado que los tratamientos a menudo aumentan inicialmente la ansiedad, a menudo también se enseñan técnicas de relajación para tratar la agorafobia (y otros trastornos de ansiedad).

Qué es la agorafobia
Agorafobia

La terapia de exposición ayuda a más del 90 por ciento de los afectados que la practican de manera constante.

La terapia cognitivo-conductual también puede resultar útil. Como parte de esta terapia, los afectados aprenden lo siguiente:

  • Reconocer pensamientos distorsionados
  • Controlar el pensamiento distorsionado
  • Adapte su comportamiento en consecuencia

Las personas con agorafobia pueden beneficiarse de tomar un ISRS. Aunque los ISRS se consideran antidepresivos, también pueden funcionar bien contra los trastornos de ansiedad.