Quantcast

Condenado a 18 años el culpable de matar a un comerciante chino en Carmona

La Audiencia de Sevilla ha condenado a 18 años de cárcel a Alfonso García Rodríguez, quien recientemente era declarado culpable de matar a cuchilladas en mayo de 2018 al ciudadano de origen chino Jian Lin Wan tras robar en el establecimiento comercial del mismo en la localidad de Carmona, después del juicio con jurado popular celebrado en su contra hace unas semanas.

En la sentencia, difundida por la Oficina de Comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), la Audiencia condena al acusado a 16 años de prisión por un delito de robo con violencia en establecimiento abierto al público agravado por el empleo de arma blanca en concurso medial con un delito de asesinato, y a dos años de cárcel por un delito de atentado con la agravante de reincidencia, pues ya contaba en su historial con una condena firme por un delito previo de atentado.

Además, la sentencia condenatoria, susceptible de recurso de apelación ante el TSJA, impone al acusado la obligación de indemnizar con un total de 300.000 euros a la familia de la víctima.

La Fiscalía reclamaba para el acusado un total de 23 años y medio de cárcel y la acusación particular, ejercida por la familia del citado ciudadano de origen chino, 29 años y medio de prisión.

LOS DELITOS

En este sentido, la Audiencia aplica el concurso medial entre los delitos de asesinato y robo con violencia al considerar que «la acción que despliega el acusado con resultado de muerte lo es para disponer de los bienes que sustrajo en el establecimiento».

La Audiencia aplica dos atenuantes en los tres delitos, puesto que considera probado que, el día de los hechos, el acusado se encontraba en estado de intoxicación por el consumo de drogas, lo que «limitaba levemente sus capacidades intelectivas y volitivas sin impedirle conocer el alcance de sus actos», así como que padece un trastorno de personalidad de tipo antisocial, un trastorno adaptativo y un trastorno por uso de sustancias (cocaína) que no merman su capacidad cognitiva pero sí la capacidad volitiva en grado leve.

Durante el juicio, el acusado alegó que poco antes de los hechos, había experimentado un «pelotazo en la cabeza» por el consumo de una mezcla de cocaína y heroína tras haber consumido además numerosas dosis de la primera sustancia, así como alcohol.

Tal y como recoge la sentencia, el jurado consideró probado que, sobre las 18,00 horas del día 19 de mayo de 2018, el acusado acudió a la vivienda de su madre con la finalidad de que le diese dinero para adquirir drogas, logrando que le diera 30 euros, tras lo que se ausentó de la vivienda durante unos diez minutos en busca de drogas para consumir, un consumo que volvió a repetir posteriormente en la casa de un amigo, a la que le llevó en coche su hermana.

Seguidamente, y yendo con su hermana en dicho vehículo, el condenado le pidió que parara en el establecimiento del fallecido para adquirir una botella de cerveza y otra de anís, de modo que, sobre las 20,30 horas, accedió al local regentado por la víctima, que en ese momento se encontraba dentro, con la intención de hacerse con las dos botellas referidas, que le fueron proporcionadas por el dueño, aprovechando el acusado que éste le dio la espalda para coger la bolsa con las botellas y salir del local sin abonarlas.

SEIS CUCHILLADAS EN CABEZA Y CUELLO

De manera inmediata, la víctima salió tras el acusado hasta darle alcance a pocos metros ya en la calle, iniciándose entre ambos una breve discusión en la que el dueño del establecimiento le recriminaba su conducta y en el curso de la cual ambos forcejearon y tiraron de la bolsa de plástico que contenía las dos botellas.

El acusado, según la sentencia condenatoria, «de manera súbita e inesperada» para la víctima, sacó un cuchillo que llevaba oculto en el antebrazo, bajo las mangas de la cazadora, y le propinó seis cuchilladas en la zona de la cabeza y el cuello, comenzando el fallecido a sangrar abundantemente y cayendo al suelo tras dar escasos pasos, tras lo que falleció sobre las 21,50 horas de ese mismo día a causa de un shock hemorrágico y una insuficiencia respiratoria aguda.

Durante el juicio, el ya condenado alegó que aquellos días había «personas con pistola» en su búsqueda porque tenía una deuda por «cien gramos de droga» y que su actuación fue «un acto reflejo» en un intento de «defensa» ante unas tijeras que según aseguraba alguien le había lanzado al pecho.

En cualquier caso, la sentencia condenatoria relata que portando la bolsa con las botellas, el acusado abandonó corriendo el lugar a bordo del coche que le esperaba, conducido por su hermana, que le llevó a su domicilio, donde después este hombre hizo «caso omiso» a las órdenes de la Guardia Civil para que se entregase y se atrincheró dentro del inmueble.

«CÓCTEL MOLOTOV» CONTRA LA GUARDIA CIVIL

Entre las 3,00 y las 4,00 horas del día 20 de mayo, según el relato de hechos probados, el investigado arrojó desde el rellano de la escalera una botella de vidrio llena de gasolina y provista de una mecha en llama al lugar donde se encontraban los agentes, que pudieron esquivarla, aunque la botella «no hubiera llegado a combustionar por la defectuosa confección del cóctel molotov debido a la impericia en la realización del mismo».

La Audiencia precisa que, en el delito de asesinato, concurre la alevosía «a la vista de la secuencia fáctica que el tribunal del jurado dio por probada», en la que «se describe un ataque inopinado, ejecutado con la ventaja añadida que proporciona al agresor un instrumento de la letalidad de un arma blanca, con la que se acuchilla de forma repetida» a la víctima, de forma que «no existe posibilidad alguna de defensa» y «cualquier capacidad de reacción está de antemano anulada por la sorpresa con la que el ataque se desencadena y por la inferioridad en la que se sitúa a la víctima».