Quantcast

Costillas de cerdo: el secreto de Arguiñano para potenciar el sabor

Karlos Arguiñano brinda sus mejores consejos a la hora de cocinar y ofrece las técnicas más exactas para que cada platillo resulte en un verdadero deleite para el paladar. A la hora de preparar carnes, por lo general causa una extrema preocupación la jugosidad y ternura que pueda resultar en estas. En el caso de las costillas la preocupación es mayor, ya que dependiendo de su grosor pueden resultar muy secas o desabridas.

Sean cuales sean las costillas que se vayan a preparar, cada una tiene su truco según su grosor y contenido graso, sin embargo hay un secreto que cae muy bien en todas por igual y Arguiñano lo sabe, así que tal como hace con cada uno de sus secretos, con este también nos ha puesto al día.

El secreto de Arguiñano para unas sabrosas costillas

Costillas de cerdo: el secreto de Arguiñano para potenciar el sabor

El reconocido chef de cocina abierta, nos ha contado que el secreto para obtener un sabor supremo en las costillas radica en el majado. El majado otorga a las costillas sabor y aporta también un nivel de jugosidad bastante importante.

El majado perfecto

Majado

Para hacer un majado perfecto, Arguiñano no recurre a excesivos ingredientes, por el contrario, utiliza solamente 3, y te puedo asegurar que en casa seguramente ya los tienes; así que a comprar esas costillas y a seguir el truco para que puedas comprobar por ti mismo su resultado.

Necesitas para hacer el majado

Majado
  • 3 dientes de ajo
  • 200 ml de vino blanco
  • 12 granos de pimienta

Preparación del majado

Majado

Para empezar, comenzarás con el ingrediente rey del sabor, el ajo. Machaca los dientes de ajo, solamente hace falta que atines un buen golpe con la hoja del cuchillo, de esta manera contribuirás a que el ajo libere todos sus aceites y de una vez los podrás pelar con mayor facilidad. Con los granos de pimienta haz lo mismo.

Retira la piel de los dientes de ajo y trocéalos para que terminen de liberar todos sus aceites y sabor. Coloca en el mortero los ajos troceados y la pimienta, comienza a triturar y mientras lo haces vierte poco a poco el vino blanco.

Conoce también todos los trucos que necesitas saber para aprovechar por mucho más tiempo los dientes de ajo.

Listo el majado, pasemos a las costillas

Majado

Teniendo como antecedente el haber preparado el mejor y más sencillo de los majados, hay un truco que es muy necesario a la hora de obtener unas costillas realmente deliciosas. El tiempo de cocción es determinante. 

El tiempo de cocción depende del tipo de carne. No es lo mismo hornear costillas de cerdo que de cordero, cerdo o ternera. Pero tranquilo, este truco también lo comparte felizmente Arguiñano.

  • Las costillas de ternera quedan realmente perfectas, jugosas y sabrosas con una cocción a 175 °C durante 2 horas.
  • Para las de cerdo, 45 minutos de cocción a 160° C bastarán para un resultado de ensueño.
  • Lograr unas costillas de cordero más jugosas dan un poquito de trabajo extra, sin embargo no es complicado tener el resultado ideal, hornéalas durante 15-20 minutos a 200° C; eso sí, es necesario bañarlas con el aliño cada 5 minutos.

¿Hornear costillas jugosas y sabrosas?, así las hace Arguiñano

Horneado

Para obtener costillas bien jugosas, la clave está en bañarlas con el aliño o la salsa preparada durante la cocción.

En primer lugar acomoda las costillas en una bandeja para horno, sazónalas con sal y vierte un buen chorro de aceite de oliva sobre ellas.

Permite un primer golpe de cocción de unos 20 minutos.

Transcurridos los 20 minutos, abre el horno voltea la carne y báñala nuevamente con la salsa o aliño preparado para continuar la cocción.

Para cerrar con broche de oro estos secretos de Arguiñano, vamos a preparar estas espectaculares, jugosas, tiernas y sabrosas costillas de cerdo asadas.

Las Costillas de cerdo asadas espectaculares de Karlos Arguiñano

Costillas de cerdo: el secreto de Arguiñano para potenciar el sabor

Estas costillas de cerdo quedarán realmente sabrosas y jugosas, Arguiñano nos deja con la boca hecha aguas con una preparación nada complicada en la que los sabores se mezclan entre sí dando a las costillas la sinfonía perfecta de sazón.

Necesitas

Costillas de cerdo: el secreto de Arguiñano para potenciar el sabor
  • 1 kilo 200 gramos de costillas de cerdo
  • 4 Cucharadas de miel de abejas
  • Perejil 
  • Pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 Cucharadita de tomillo
  • hojas de escarola y de lechuga
  • 250 ml de salsa de tomate
  • Vinagre
  • Sal

Preparación de las costillas

preparación

1.- En un bol agrega las costillas picadas y les añades sal y pimienta. Revuelve muy bien y agrega 250 ml de salsa de tomate, la miel, un chorro de vinagre, tomillo y aceite de oliva virgen extra. Mezcla todo para que las costillas queden impregnadas de esta mezcla.

2.- En una bandeja coloca las costillas bien bañadas en la salsa y llévalas al horno precalentado a 200° C por unos 15 minutos.

3.- Transcurridos los primeros 15 minutos de cocción, procede a voltear las costillas y cubre muy bien con más salsa de tomate y especies. Llévalas al horno por 15 a 20 minutos más.

3.- Mientras se hornean las costillas lava muy bien las hojas de escarola y de lechuga, lava hoja por hoja. 

4.- Una vez limpias escurre y pica la lechuga y la escarola, colócalas en un bol y añade vinagre al gusto, sal, aceite de oliva virgen extra y mezcla para que se impregne toda la ensalada.

Sirve en un plato una cantidad generosa de ensalada de lechuga y escarola y una porción de costillas de cerdo recién sacadas del horno.
Aunque Arguiñano propone solo las escarolas y lechugas como guarnición, puedes acompañar estas jugosas costillas con un cremoso y rico puré de patatas, te aseguro que la combinación será majestuosa.