Quantcast

Ajo negro: cómo hacer en casa la moda gastronómica que triunfa en todo el mundo

Existen diversos tipos de ajo de origen natural y todos son llevados a la mesa con mucha frecuencia. Cuando hablamos de la elaboración de un buen alioli, una carne asada o muchos aderezos, el ajo siempre es un ingrediente elemental.

El ajo negro no se da en la naturaleza; este, se origina del proceso de fermentación del ajo común y es un ingrediente cada vez más presente en diversas preparaciones culinarias. Estos ajos de sabor exquisito y de aroma avinagrado, son considerados como todo un manjar. Por ello, adquirirlos para nuestras preparaciones resulta ser algo costoso, así que como siempre digo: no hay como lo hecho en casa. 

Esta creación hecha en Japón tiene a todo el mundo de cabeza; y es que, el ajo negro no solo tiene un sabor exquisito, sino que también cuenta con increíbles beneficios para la salud.

Beneficios de consumir ajo negro

ajo negro

El origen de esta delicia se dio de manera natural y por error, tal como sucede con muchísimas preparaciones culinarias. Todo señala a que un investigador japonés intentando lograr convertir ajos blancos en un producto más digerible, sometió a este a un proceso de ahumado con madera; al cabo de un mes observo que había cambiado su apariencia y sabor por completo y que así mismo, sus propiedades se habían incrementado.

El consumo de ajo negro es relativamente actual, su patente comercial es japonesa y su fecha es de apenas el año 2004. El mismo posee increíbles beneficios y su consumo es cada vez mayor, ya que no causa acidez estomacal, no deja mal aliento y no provoca malestar estomacal de ningún tipo.

  • Previene la diabetes al contribuir a mantener a raya los niveles de azúcar en sangre.
  • Regula la presión, por esta razón previene la hipertensión arterial.
  • Refuerza el sistema inmune gracias a su alto contenido de vitamina C.
  • Mejora el tránsito intestinal.
  • Tiene efecto diurético.
  • Es un energizante natural.
  • Disminuye los problemas respiratorios, es un aliado para casos de asma.
  • Fortalece los huesos.
  • Elimina los radicales libres de forma más eficaz que el ajo blanco.
  • Es un excelente antibiótico.
  • Tiene propiedades fungicidas y bactericidas.
  • Mejora el dolor de cabeza.
  • Es un excelente antiparasitario

El uso del ajo negro en la cocina

Seitán con ajos negros
Por su rico sabor, el ajo negro complementa de manera perfecta alimentos como el seitán

El sabor del ajo negro es tan agradable al paladar, que queda perfecto en preparaciones de seitán o tofu, el toque de sabor que ofrece en estas preparaciones es tan espectacular como el de la trufa negra.

Al utilizarlo en la preparación de un rico y fresco aliloli, el ajo negro otorga un increíble sabor sin las molestias asociadas al aliento que permanece posterior a consumir el blanco.

El contraste de sabores que se genera entre este maravilloso bulbo y el puerro, lo hacen el acompañante perfecto al momento de disfrutar una delicada Vichyssoise u otras cremas.

En salteados de verduras, esta deliciosa creación japonesa te dejará con la boca hecha aguas.

Prepara ajo negro en casa

ajo negro

Prepararlo en casa no tiene por qué ser causa de estrés, simplemente necesitas los naturalmente blancos, contar con implementos que de seguro tienes en casa y mucha pero mucha paciencia. Al final quedarás sorprendido por el resultado y estarás completamente seguro de que tener paciencia rinde sus buenos frutos.

Prepara ajo negro en arrocera común

ajo negro

Si cuentas con una olla arrocera, esta forma de prepararlos es para ti.

Necesitarás

  • Ajo blanco
  • Papel de aluminio
  • Olla arrocera

Preparación

1.- Limpia muy bien las cabezas retirando la primera piel sin separar los dientes.

2.- Extiende un buen trozo de papel de aluminio y coloca juntas todas las cabezas previamente limpias.

3.- Envuelve perfectamente las cabezas en el papel de aluminio.

4.- Introduce el “paquete” elaborado dentro de la olla arrocera y escoge la opción mantener caliente.

5.- Coloca la arrocera en un lugar ventilado. Si cuentas con un espacio retirado como un garaje puedes colocarla allí. Los olores emanados son bastante fuertes, así que será mejor tenerla alejada de la sala de estar o la cocina.

6.- Transcurridos 15 días, es momento de verificar en que condición se encuentran las cabezas, si aún no están completamente negras déjalas por un par de semanas más.

El proceso con arrocera es económico y accesible, en muchos hogares se tiene una olla arrocera en la cual se puede llevar a cabo este proceso; ahora bien, es posible que no todas las cabezas terminen en su punto, es probable que observes que unas resultaran más oscuras que las otras.

Ajo negro, opción de preparación 2

dientes de ajos negros

Con una yogurtera u olla para cocción lenta, puedes elegir esta opción y tener increíbles resultados.

Necesitarás

  • Cabezas de ajo que no estén muy secas
  • Recipiente de vidrio hermético
  • Yogurtera

Preparación

1.- Retira la primera capa de piel de las cabezas. Cuida que mientras lo hagas, los dientes permanezcan unidos.

2.- Coloca las cabezas de ajo dentro del recipiente de vidrio con un poco de humedad.

3.- Introduce el recipiente de vidrio contentivo de las cabezas dentro de la yogurtera.

4.- Mantén una temperatura constante de 40 a 50 grados para que el proceso se vaya realizando a su tiempo.

5.- Trascurridos 30 días se extraen las cabezas de ajo y se dejan secar por aproximadamente 7 días.

Para preparar el ajo negro en menor tiempo, hay quienes recurren a añadirle humedad remojándolos previamente en agua de mar. Para hacerlos con esta variante, es necesario hervir y dejar enfriar agua de mar, añadir las cabezas de ajo en el agua de mar fría y dejar en remojo por aproximadamente 10 minutos.

Transcurridos los 10 minutos se procede a retirarlas, secarlas e iniciar el proceso de fermentación explicado anteriormente.

Al haberlos sumergido en agua de mar, el proceso se acelera un poco, por esta razón, puedes verificar el estado del ajo a los 12 o 15 días.

Importante: La temperatura debe ser constante y mantenerse entre los 40 y 50 grados; si bien al tener una temperatura superior agilizará el proceso, también es cierto que el ajo pueden resultar  excesivamente seco o quemado. Para hacer un buen ajo negro, definitivamente el mejor truco a usar es tener paciencia.