jueves, 30 mayo 2024 23:55

Daniella Semaan, la mujer de Cesc Fábregas que enseña sus encantos a todos en Instagram

-

En ocasiones, varias de las Wags más hermosas de los futbolistas españoles no han nacido en este territorio y el de Daniella Semaan es uno de los casos más representativos. La esposa de Cesc Fábregas viene de la exótica tierra del Líbano y como modelo profesional ha tenido la posibilidad de conocer muchos lugares; pero en cada uno de ellos ha destacado por su deslumbrante belleza. Aunque ha expuesto sus encantos en distintos países gracias a su profesión y los lugares donde ha jugado su marido; la verdad es que en España dejó una huella increíble que aún hoy no se ha podido borrar.

Otras Wags espectaculares como Antonella Roccuzzo, Coral Simanovich o Shakira, son ejemplos claros que la belleza puede venir desde cualquier parte del mundo; pero está claro que la que expresa Daniella Semaan es más que especial, porque logra que todos a su alrededor queden paralizados solo para admirarla. Tantos años como modelo le han creado una buena fama y su paso por España e Inglaterra le han dejado una gran cantidad de admiradores; ahora radicada en Mónaco, pues allí juega Cesc Fábragas, deslumbra a todos con su hermosura en esta tierra de lujos y encantos. Sus posados en Instagram tienen un toque espectacular, pero no cabe duda de que es ella la que termina de poner esa magia que hace falta.

5
Un cuerpazo más que increíble

Para admirar a Daniella Semaan no hace falta más que ver una foto de ella. No importa el atuendo que utilice, ella muestra que tiene algo especial en cada posado; sin embargo, en los que más suele destacar es cuando usa un bikini. El erotismo y sensualidad que expresa al usar esta prenda es increíble; por eso estas fotos son las que más «me gusta» y más comentarios suelen tener. En esta instantánea da fe de ello con usando un bikini rosa que deja ver toda esa voluptuosidad que posee; además la imagen se completa con ese sombrero que le tapa medio rostro, pero ya con sus labios sexys dice mucho. Todo se completa con ese escotazo grandioso que es un imán de miradas y que sin duda hacen a Cesc Fábregas uno de los más afortunados del planeta.