Quantcast

Cómo tratar una luxación

Una luxación es una separación de dos huesos en el lugar donde se encuentran, es decir,  en una articulación.

Básicamente son zonas donde dos huesos se encuentran unidos, por ende, se habla de lesión en una articulación. Esto debido a que los huesos no se encuentran en la posición normal.

Lea TAMBIÉN: CÓMO ROOTEAR ANDROID

Una luxación es una lesión bastante dolorosa y tiende a deformar temporalmente e inmovilizar la articulación. Las luxaciones más frecuentes se producen en los hombros y los dedos. También en otras articulaciones como  los codos, las caderas y las rodillas.

La luxación o dislocación, es una lesión bastante común en la que los extremos de los huesos no está en su correcta posición. Este hecho puede resultar ser un traumatismo que se genera a partir de una caída, accidente automovilístico. También debido a una colisión durante la práctica de algún deporte de contacto o de alta velocidad.

Se dice que la luxación más frecuente es en articulaciones más grandes. Por ejemplo, en adultos, la zona más frecuente en la que se produce la lesión es a nivel del hombro. Mientras que en los niños, la zona recuentes es el codo o el pulgar. También dedos de las manos son frágiles cuando se flexiona a la fuerza de forma incorrecta.

¿Cómo detectar una luxación?

¿Cómo detectar una luxación?

Tal como mencionamos, una luxación puede ser causada por un impacto súbito a la articulación. Mayormente la persona presenta el traumatismo después de un golpe, una caída u otro golpe.

Algunos de los factores de riesgo para una luxación articular son:

  • Propensión a las caídas. Las caídas aumentan la posibilidad, si usas los brazos para resistir el impacto o si caes con fuerza sobre una parte del cuerpo, como la cadera o el hombro.
  • Factor hereditario. Algunas personas nacen con ligamentos que son más flexibles y más propensos a las lesiones en comparación con otras personas.
  • Práctica de deportes. La práctica de deportes de alto impacto o de contacto, como gimnasia, lucha libre, baloncesto y fútbol americano.
  • Accidentes automovilísticos. Estas son las causas más frecuentes de las luxaciones de cadera, en especial, en el caso de las personas que no usan cinturón de seguridad.

Tras sospechar una luxación, el médico tratante procederá a solicitar:

  • Examen físico.
  • Radiografías. Para confirmar la dislocación y revelar fracturas de huesos u otros daños en la articulación.
  • Resonancia magnética (RM). Funcionará para evaluar el daño a las estructuras de tejido blando alrededor de la articulación dislocada.

Tipos de luxaciones

Tipos de luxaciones

Entre los tipos de luxaciones que una persona puede presentar, se encuentran:

  • Agudas. Aquellas que se producen tras un traumatismo relativamente fuerte pero no tan de impacto.Mayormente este tipo no presenta complicaciones.
  • Inveterada o crónica. Esta se refiere a cuando un hueso no está dentro de la articulación, se tiene una lesión previa con cicatriz de las partes blandas que ocupa este espacio. Esta luxación dificulta que el hueso pueda volver a su posición original.
  • Recidivantes. Son las lesiones que se generan en una articulación que ya ha sufrido una luxación. Toda persona que practica un deporte de alto impacto es propensa a padecer este tipo de luxación.
  • Habituales. Se dice que son aquellas que padecen las personas con una patología articular de base. Es decir que debido a las enfermedades que afectan los ligamentos, la cápsula articular u otras estructuras, tiende a dejar debilitado los tejidos. Por tanto, las luxaciones son más frecuentes.

¿Qué hacer cuando hay una luxación?

¿Qué hacer cuando hay una luxación?

En caso de presentar una luxación, el paciente mayormente padecerá los siguientes sintomas:

  • Dolor agudo e intenso, sobre todo al intentar mover la articulación o cargar peso.
  • Zona hinchada y amoratad
  • Sensación de hormigueo y posible parálisis.

Si hay dislocación:

  • Deformación del miembro, adopta una postura antinatural.
  • Imposibilidad de mover el miembro.
  • Posibles daños graves a los ligamentos.

Para enfrentar con rapidez una luxación es necesario acudir al médico lo más pronto posible y si hay dolor intolerable, más rápido aún.

Mientras estas en el proceso de conseguir atención médica, toma en cuenta lo siguiente:

  1. No muevas la articulación. Es recomendable no mover la zona lesionada, por ello es aconsejable que entablille la articulación afectada en su posición fija. No trates de mover la articulación dislocada ni de volver a colocarla en su lugar a la fuerza. Esto puede dañar la articulación y los músculos, los ligamentos, los nervios o los vasos sanguíneos que la rodean.
  2. Coloca hielo. Esto puede ayudar a bajar la hinchazón controlando el sangrado interno, así como la acumulación de líquidos en la articulación lesionada y alrededor de esta.

Lesión en hombro, la más común y su tratamiento

Hay varias técnicas que utilizan los médicos para realizar una reducción de la articulación del hombro. El método exacto para volver a colocar la articulación del hombro en su posición normal puede variar ligeramente según la experiencia del médico y la dirección de la dislocación.

Antes de una reducción, algunos médicos inyectan un anestésico local en la articulación para ayudar a reducir el dolor. Los médicos a menudo optan por la sedación intravenosa para permitir que los músculos que rodean el hombro se relajen.

Después de la reducción, un médico obtendrá nuevas radiografías para asegurarse de que la articulación esté en la posición correcta.

Después de que una persona usa un cabestrillo durante un período de tiempo, su médico a menudo le sugerirá una fisioterapia para ayudar a recuperar el rango de movimiento y fortalecer los músculos alrededor del hombro.

Además, el médico puede recomendar una cita de seguimiento con un especialista en ortopedia. En algunos casos, una persona puede necesitar cirugía para estabilizar la articulación. La mayoría de las luxaciones por primera vez no requieren cirugía.