Quantcast

Cómo enseñar a un niño a defenderse sin violencia

¿Defensa sin violencia? Es probable que como padres podamos en algún momento sentir impotencia porque nuestro pequeño atraviesa una situación complicada. Y es que el acoso escolar al parecer es un problema que incrementa con el pasar de los días.

Específicamente en España, se estima que al menos uno de cada diez estudiantes ha sido víctima del llamado acoso o bullying. Además y de acuerdo a cifras publicadas por Etapa Infantil, un 70% de menores de 17 años han estado involucrados en estos episodios de acoso o violencia.

Lea TAMBIÉN: CÓMO LAVAR EN SECO EN CASA

Se dice que los pequeños que tienen una personalidad introvertida, con pocos amigos o aquellos que tienen algún detalle que los hace distintos, como usar lentes o en el caso de las niñas tener pecas, los hace víctimas del bullying.

El tema es complejo puesto que ningún padre está dispuesto a tolerar que su pequeño sea víctima de violencia, pero tampoco atacar con violencia es la respuesta. Es importante que cada representante enseñe a su hijo de qué manera defenderse ante un eventual ataque de violencia.

Pero en este punto hay una delgada línea que todos debemos comprender y es el no confundir defensa con violencia. Recuerda que si enseñas al niño a responder con violencia, probablemente tendrás más problemas y eso es lo que no se quiere.

La idea es que tanto el que acosa como el afectado comprendan que no está bien hacerlo. Y que hay un camino correcto para solventar las diferencias. Partiendo desde el respeto y el compañerismo.

Aprender defensa sin violencia

Aprender defensa sin violencia

Si hay violencia en el aprendizaje, le muestras al niño que no existe otra vía para responder ante un ataque. Y lo más probable es que tome la violencia como bandera para responder a todo. Mientras que si enseñas con varias herramientas, estas serán asertivas al momento de resolución de problemas.

Quizá en algún momento podamos pensar que la respuesta con violencia causará temor en el otro y de esta manera dejará de molestar a nuestro pequeño. La verdad es que solo dificulta la capacidad de solución.

La violencia jamás será una respuesta razonable a una situación de acoso, por ello es necesario que nuestros pequeños sean más inteligentes que su atacante.

Muchos pensaran que este proceso es complicado, pero si nos enfocamos en el aprendizaje, el trabajo en equipo y el decir no al acoso, podrás alcanzar que el pequeño se defienda de una forma inteligente.

¿Cómo hacer que mi hijo se defienda sin violencia?

¿Cómo hacer que mi hijo se defienda sin violencia?

A continuación te explicaré cómo hacer para que los más pequeños puedan defenderse ante un acto de acoso.

Responder a las agresiones con un lenguaje directo. Esto básicamente consiste en neutralizar las amenazas de un acosar. Y esto se logra hablando con un lenguaje simple, directo y neutro desde el punto de vista emocional. Así el niño logra transmitir una idea que no tiene intención de convertirse en víctima ni de usar violencia como respuesta.

En caso que el pequeño tenga complicaciones para gestionar emociones o sienta nervios, podemos practicar un ejercicio. Este consiste en que tomes el papel de acosador y le pidas a tu pequeño que entrene las respuestas contigo. Es decir que te vea como el acosador y responda como tal.

Desarrollar un lenguaje no verbal. Este punto trata de enseñar al pequeño a desarrollar una comunicación no verbal, esto ayudará a mantener un discurso fuerte frente a cualquier acosador. No es un discurso con violencia, solo lo ayudará a fortalecer sus relaciones interpersonales.

Mantener el contacto visual, regular el tono de su voz, mantener una distancia prudencial del acosar y usar siempre su nombre al hablarle. Evitar en todo momento retroceder o sentirse disminuido, tampoco levantar demasiado la voz. La idea es que el niño aprenda a no transmitir miedo.

Evitar ante todo

Evitar insultos. Siempre los acosadores comienzan con algún tipo de insulto para provocar al niño. Estos casi siempre se apoyan de cualquier detalle que tenga el niño, retomando lo mencionado anteriormente, una niña con pecas o aquellos que usan lentes.

Mayormente cuando pasa esto, los niños tienden a llorar y sentirse débiles, la idea es que le enseñes de qué manera puede evadir estas ofensas. Primero dejándole saber que no hay nada de malo en él, que tal como es íncreíble. Luego enseñar cómo responder ante las ofensas de un acosar, siempre sin violencia.

La mejor acción es responder sin importancia, ignorar por completo toda clase de comentarios al agresor, y en un punto hasta responder con un elogio. Esto ocasionará en el agresor poco interés y se marchará.

Hablar sobre acoso

Hablar sobre acoso

Siempre es bueno hablar con nuestros pequeños en casa, ya sea porque es víctima de un acosador o este se convierta en uno. La violencia física ni verbal no es buena, por ello aprendamos a conversar con nuestros pequeños sobre el respeto y la tolerancia a otros.

Cada niño es diferente y cada uno reacciona a una determinada situación de forma diferente, por ello antes de que exista un encuentro con violencia, lo más sano es hablarlo. En caso que se deba conversar con otros padres, es viable también. La idea es que exista una convivencia y los niños estén tranquilos en cualquier lugar que estén.