Quantcast

El Congreso de Colombia estudia una reforma tributaria para redistribuir la carga fiscal

El Ministerio de Hacienda de Colombia ha enviado al Congreso una reforma tributaria que redistribuirá los impuestos para que los ciudadanos con mayor poder adquisitivo tengan una mayor carga fiscal para poder abordar el creciente déficit del país y solventar los problemas de pobreza generados a raíz de la pandemia.

Con la nueva reforma, los colombianos más ricos se enfrentan a un incremento de los impuestos sobre salarios, dividendos y activos, así como a un impuesto solidario único sobre los altos ingresos. Al mismo tiempo, el proyecto intentaría reducir la pobreza y la pobreza extrema mediante transferencias en efectivo a las personas de bajos ingresos.

La reforma se enmarca en el colapso económico derivado de la contingencia sanitaria de Covid-19, que supuso un aumento del déficit fiscal (se espera que este año se sitúe en el récord del 8,6% del PIB).

El proyecto de ley tiene como objetivo aumentar el equivalente a un 2,2% del PIB al año, unos 25 billones de pesos colombianos (algo más de 5.700 millones de euros) a través de nuevos impuestos y restricciones al gasto.

La carga tributaria sobre el PIB de Colombia actualmente es una de las más bajas en comparación con sus pares latinoamericanos. El país recaudó alrededor del 20% del PIB en 2019, superando solo a México entre los 37 miembros de la OCDE.

Entre las propuestas, la reforma impondría un impuesto único sobre los salarios mensuales que superen los 10 millones de pesos (2.250 euros) mensuales entre julio y diciembre.

También impondría un impuesto a la riqueza de un 1% sobre el patrimonio líquido por encima de los 4.700 millones de pesos, algo más de un millón de euros, que se incrementará hasta un 2% en fortunas que excedan los 14.450 millones de pesos (3,3 millones de euros) mientras que el impuesto máximo sobre los dividendos aumentaría desde un 10% a un 15%.

Las medidas ayudarían a financiar un pago de 80.000 pesos (menos de 20 euros) por mes para hogares de un integrante, el que aumentaría hasta 366.000 pesos (84 euros) para familias de seis personas en extrema pobreza.

Otros puntos en el proyecto de ley incluyen un impuesto al carbono sobre todos los combustibles fósiles y un impuesto sobre los plásticos de un solo uso.

El proyecto de ley establecería un límite para el déficit fiscal primario de 1,8% del PIB en 2022, cayendo a 0,2% para 2024.